No ha sido nada fácil. La tensión pasaba factura a María Patiño y Mila Ximénez tras varios días de desencuentros. Un mensaje que la presentadora de ‘Socialité’ enviaba a su compañera hacia que saliesen a flote reproches y gestos que ninguna de las dos había logrado comprender bien. “tengo que hacer las cosas mejor”, se lamentaba María entre lágrimas inconsolables. Un llanto que emocionaba a Mila, también rota, y que propiciaba que dejasen la discusión para centrarse en lo único importante: su amistad. Horas después, sellaban la reconciliación con besos y abrazos.

Artículo relacionado

"No me gusta verla así, no soporto verla así. A mí me rompe". Mila Ximénez se venñia abajo al ver el sufrimiento de María Patiño. La presentadora, arropada junto a Jorge Javier, abría su corazón como nunca y se lamentaba acerca de su comportamiento y de cómo había afectado a su compañera y amiga Mila. Un llanto que llegaba después de varios días de mensajes y reproches que habían hecho que su amistad se tambalease.

Sin dudarlo, Mila dejaba su puesto y corría al lado de su compañera. La autoexigencia de María había terminado boicoteándola y haciendo que se alejase de sus compañeros. “Yo echo de menos que me diga que se ha ido de compras o ir a comer. Yo le diría que se tomara un espacio en la cabeza”, le aconsejaba Mila. Algo que han decidido poner en práctica inmediatamente. Tras el programa, ambas se daban un tiempo juntas al lado de las instalaciones de la cadena.

Mila Ximenez Maria patiño
Gtres

Cómplices y muy cariñosas, Mila y María zanjaban su desencuentro con un emotivo abrazo en plena calle. Atrás quedan los enfados, los mensajes y la discusión de plató. Emocionadas por lo vivido, las colaboradoras está claro que han pasado página para centrarse en las cosas importantes de la vida.