La pasada noche tuvo lugar el estreno de la decimonovena temporada de ‘Cuéntame’, una de las series más longevas de la pequeña pantalla. Además del reparto de la ficción, también acudieron a la cita otras caras conocidas como los concursantes de ‘Operación Triunfo 2017‘ Roi y Cepeda quienes, a pesar de su creciente fama, no pudieron competir con Miguel Bernardeau, el guapo hijo de Ana Duato.

Este apuesto chico de ojos claros lo tiene todo para convertirse uno de los actores con mayor proyección en un futuro cercano. Con las ideas muy claras, Miguel es consciente de que “nunca te van a dar un trabajo por tu apellido, porque la gente trabaja para la calidad”. Dejándose llevar por su intuición y su ambición, hizo las maletas e se fue a estudiar interpretación a Estados Unidos. Consecuente con su idea de constancia e implicación en un trabajo que es todo vocación, ha buscado su propia voz por sus propios méritos en vez de optar por una opción más cómoda: intentar triunfar tan solo por ser hijo de una de las actrices más conocidas y respetadas de nuestras fronteras.

Artículo relacionado

Contando con el incondicional apoyo de sus padres, estos querían que triunfara y se hiciera un hueco “por mí mismo”. Una decisión que, sin duda, ha merecido la pena, pues a pesar de su corta edad –celebró su 21 cumpleaños el pasado diciembre– Bernardeau está a punto de presentar dos proyectos en los que lo ha dado todo.

Demostrando que no quiere enfocar su carrera a un solo medio, muy pronto le podremos ver en una serie y en una película. “Estoy en la nueva serie de Netflix, ‘Élite”, explicaba orgulloso. Una apuesta del gigante estadounidense en la que coincide con otros jóvenes actores como María Pedraza o Miguel Herrán, de ‘La casa de papel’, y que se estrenará en 2019. Además, está inmerso en el rodaje de ‘Ola de crímenes’, donde comparte pantalla con Maribel Verdú, Juana Acosta y Paula Echevarría. Todo un lujo.

Dos proyectos que quiere que sean solo el principio de una prometedora carrera y es que Miguel Bernardeau tiene claro que lo suyo, al igual que su madre, es ponerse delante de las cámaras. “Tengo muy claro que esto es lo mío. Vivo por y para esto”, ha afirmado. Eso sí, no descarta “tener que hacer otra cosa” si en algún momento de su vida no le contrata nadie, pero siempre con la idea en la cabeza de que ser actor es el motor de su vida.