Parece tocada por la buena suerte pero, en realidad, lo que hay detrás es un gran trabajo y negociaciones. Después de las tensiones vividas a raíz de su polémica separación de David Bustamante, las cosas vuelven a fluir para Paula Echevarría. Al menos profesionalmente. La semana pasada, recibía un homenaje en forma de multitudinaria fiesta para celebrar su 40 cumpleaños. Si esta increíble velada de ensueño no hubiera sido suficiente, Mediaset confirmaba que la había blindado con un jugoso contrato, como ha hecho este año con sus otras estrellas: María Teresa Campos y Jorge Javier Vázquez.

Artículo relacionado

Este contrato ha empezado a materializarse y ya tiene en sus manos el guión de 'Ola de crímenes', el nuevo proyecto con el que vuelve al cine, pero también al grupo mediático en el que empezó su carrera. Armada con 'post-its', bolígrafos y subrayadores, Paula ya se encuentra en faena y dispuesta a sacarle el alma a su personaje y a la historia del bilbaíno Luis Marías y con la que se pondrá bajo las órdenes de Gracia Querejeta. La ilusión que le embarga ante esta nueva aventura no le cabe en el pecho mientras exclama a través de las redes sociales: "¡Arrancando nuevo proyecto! ¡Qué ganas! 👏👏👏 #OlaDeCrimenes #Feliz #Ilusión #Ganas #NewProject".

Arrancando nuevo proyecto! Que ganas!!!! 👏👏👏 #OlaDeCrimenes #Feliz #Ilusion #Ganas #NewProject

Una publicación compartida de Paula Echevarria (@pau_eche) el

Éste no es el único proyecto audiovisual que le espera a Paula quien también protagonizará la segunda temporada de la miniserie 'Los Nuestros'. Si Paula es la cara de la historia del matrimonio más mediático de nuestro país, su aún marido David Bustamante es la cruz. El cantante está dando más titulares por las tensiones que está protagonizando con los periodistas que por su carrera musical, y estallaba desde las redes sociales y gritaba: "Me siento perseguido como un delincuente. ¡Dejadme vivir en paz!". Echevarría en cambio, le ha sabido sacar provecho a una situación que parecía tener más inconvenientes que ventajas. Definitivamente, dos formas de gestionar los problemas muy diferente.