Ana María Aldón ha vuelto a las redes sociales con mucha fuerza y mucho que decir. La colaboradora de televisión ha pasado uno de los peores veranos de su vida y ha estado totalmente desconectada de todo, centrada en recuperarse y en superar la tremenda crisis personal que está atravesando tras el bache en su matrimonio con José Ortega Cano y la cantidad de problemas que ha tenido con su familia política.

Artículo recomendado

Lydia Lozano se emociona al hablar de su matrimonio con Charly y explica por qué no han sido padres

Lydia Lozano se emociona al hablar de su matrimonio con Charly y explica por qué no han sido padres

Ahora, Ana María Aldón no piensa callarse y no está sola. Su familia y su hija, Gema Aldón, son su mayor refuerzo. Además, la gaditana ha vuelto al trabajo tanto en televisión como en sus redes sociales. Precisamente ha sido en Instagram donde ha publicado un intenso mensaje que para muchos tiene un claro destinatario. "Cuando te pregunten por mí, diles que te lo di todo. Diles que tenías mi corazón pero no supiste qué hacer con él", ha escrito Ana María Aldón. Se trata de una reflexión de Daniel Eduardo Jaimes que ha rescatado y que tiene mucho sentido tras todo lo que ha vivido (y contado) estas últimas semanas.

Ana María Aldón
INSTAGRAM @anamariaaldon

Ana María Aldón no pretende engañar a nadie y ha dejado claro que su matrimonio está en horas muy bajas y que hay muchos temas que solucionar. Y, sobre todo, mucho dolor. "Durante la semana ha habido más cordialidad y eso, pero eso, cordialidad. Hablamos de lo que se tenga que hablar, de si te pongo esto, quieres sal, quieres pimienta… Lo normal en una convivencia. Hay cordialidad y no falsedad", comentaba el pasado fin de semana durante su intervención en 'Ya es verano'.

El matrimonio de José Ortega Cano y Ana María Aldón pasa por sus horas más bajas y la gaditana, tras muchos meses callada, no piensa mirar hacia otro lado. Este mensaje es un claro ejemplo de que está dispuesta a todo y que no piensa callarse nada más. Y lo hace con una sonrisa de oreja a oreja en vista a la imagen con la que ha compartido su reflexión.