Antonio David Flores puso una nueva demanda a Rocío Carrascopara modificar las medidas de la custodia compartida en 2012 y quedarse él con la total de Rocío Flores. Entonces alegó que la hija de Rocío Jurado "maltrataba" a su hija adjuntando un informe psicológico que había hecho a espaldas de Rocío Carrasco y del que Rocío Flores tampoco dijo "ni pío" a su madre.

Artículo relacionado

"Dijo que yo la insultaba y la llamaba gorda, que le decía 'te va a poner como una cerda', que la castigaba con no darle de comer, decía que no la quiero, que alguna vez le he dado un bofetón... Narra una situación completamente falsa y las cosas que no eran falsas les daba la vuelta en su beneficio y para encaminarlo hacia la otra persona", ha explicado, entre lágrimas, Rocío Carrasco.

Rocío Carrasco
Telecinco

"A pesar de ello el juez no le dio la razón porque no creyó oportuno que era tan urgente quitarme la custodia de mi hija", ha explicado. Esto en lugar de alegría causó más pánico a Rocío Carrasco, que temía la reacción de su hija al no poder irse a vivir con su padre desde ese mismo día. "Cuando veo que la niña vuelve para casa me entra pavor, de allí salí llorando de pánico y de angustia no de felicidad. La niña ya había sufrido algún episodio de hacerse daño a sí misma", ha explicado.

Artículo relacionado

"Él no tiene argumento de peso como para quitarme la custodia de mi hija de forma urgente y el juez dijo que se hiciese un informe psicosocial de la niña, del padre y de mí y el tomaría una determinación. Cuando salimos de ese juzgado si hubiesen podido todos ahí me matan. Él me increpa y empieza a decirme 'Rociíto, como mi hija me llame y me diga que ha tenido un problema contigo no te salvan ni los geos. Ese día, en el baño, él le da un móvil y la niña se lo guarda".