Quedan exactamente dos días para que se acabe el año, y María Teresa Campos y Edmundo Arrocet ya han puesto rumbo al lugar en el que despedirán el 2016. La pareja decide poner tierra de por medio tras la polémica suscitada a raíz del especial navideño de ‘Las Campos’, en donde las tiranteces familiares quedaron más expuestas que nunca.

Artículo relacionado

Después de que la presentadora no pasara la Nochebuena con sus hijas, y sí con la familia de Bigote, ahora sabemos que las uvas tampoco se las comerán juntas. El 24, Terelu acogió en su casa a su hermana Carmen y a su cuñado, y ahí cenaron sin que la matriarca estuviera presente. Se pensó que el 31 sería la noche que las Campos escogerían para estar juntas, pero puede que no sea así. Al menos, y gracias a su docu-reality, ya vimos cómo es una noche importante en casa de esta familia de comunicadoras: música, abundante comida y algún que otro dardo que puede conseguir que se les atragante a los comensales las gambas.

A su llegada al aeropuerto, María Teresa y Edmundo no querían contestar las preguntas de la prensa. Lo único que han dicho es que se comerían las uvas juntos y que la presentadora acababa de estar con sus hijas. Poco comunicativos y cargados de maletas, a eso de las 10 de la mañana la pareja estaba preparada para pasar los controles de seguridad, tras facturar el enorme equipaje.

El destino de las vacaciones se desconoce, aunque puede que los dos reciban el año fuera de nuestras fronteras. ¿Habrán escogido Chile, la tierra de él, como destino? Lo cierto es que los dos gastaron una broma a sus comensales en la cena de Navidad emitida en ‘Las Campos’ cuando dijeron que se marchaban a vivir al país sudamericano, ¿veremos algún día convertirse esta broma en una predicción?