Junio es el mes de las bodas por excelencia y ayer no solo se casó Belén Esteban, sino que también lo hizo la influencer María Pombo y su novio, Pablo Castellano. María destacó por su elegancia durante la ceremonia religiosa celebrada en la Colegiata de Santa Cruz de Castañeda, en Cantabria. La influencer confió su vestido de novia en la firma española Yolancris. Un diseño exclusivo para ella que fusiona a la perfección la sencillez del vestido de crepé de cuello halter en color blanco con un batín repleto de abalorios y encaje en tono rosado.

Artículo relacionado

María también eligió un vestido de Yolancris para la fiesta, celebrada en la Hostería de Castañeda. La influencer eligió un vestido más informal con escote corazón, transparencias y flecos, y la sobrecamisa de seda. Se trata del modelo Fabregas, perteneciente a la colección nupcial de 2018 de la firma catalana.

También modificó su peinado. Si en la ceremonia religiosa la influencer optó por un natural recogido trenzado, tras la cena María decidió soltarse la melena. María, con su segundo look, no paró de bailar toda la noche. Quería pasárselo bien en su boda y lo consiguió, tal y como hemos podido ver a través de las redes sociales, gracias a los stories compartidos por algunas de las invitadas como Laura Escanes o Dulceida.