María Patiño ha montado en cólera. La colaboradora ha protagonizado uno de los momentazos de la tarde en ‘Sálvame’ al dejar las cosas muy claras a sus compañeros y lo ha hecho visiblemente enfadada. Su cabreo ha venido después de escuchar unos comentarios machistas dirigidos hacia ella en una entrevista concedida por Kiko Rivera hace años. La presentadora de ‘Socialité’ ha asegurado que está acostumbrada a cosas como estas y que “no me viene de nuevas” y asume que hay personas a las que no cae bien porque “he sido una persona muy directa en la tele”. Pero si de algo presume es de haber hecho las cosas como ha querido aunque algunos no lo hayan entendido.

Artículo relacionado

María Patiño ha asegurado que “en mi camión de la basura lo único que han encontrado es que durante un tiempo he hecho lo que me ha dado la gana en la vida, como me ha dado la gana, donde me ha dado la gana y con quien me ha dado la gana”. La presentadora, indignada, ha contado que en más de una ocasión ha sentido que no se le permitía vivir así y que algunos “lo han convertido en algo negativo”. Pero al menos ahora ya sabe gestionar este tipo de comentarios, algo que en sus comienzos no sabía hacer.

María Patiño

María Patiño se ha enfadado muchísimo en 'Sálvame'.

Telecinco

Sobre cómo llevaba que la gente le criticara por esta cuestión hace años, María Patiño ha revelado que “cuando empecé era mucho más vulnerable, inmadura, insegura… Y me ha costado muchas lágrimas, mucha vergüenza y mucha humillación”. Aunque ahora se ha mostrado muy orgullosa porque “hoy en día tengo la capacidad de mirar a los ojos y decirles: ¿Qué pasa? Soy así. He hecho lo que he querido y como he querido. Y en ese sentido me siento más fuerte que nunca”. Para ella, lo más duro de todo esto es “que te desprecien y te humillen por haber hecho lo que has querido de una manera absolutamente lícita”.

Después de este alegato que María Patiño ha soltado visiblemente enfadada, su compañero Alonso Caparrós le ha dicho que ahora sí cree lo que dice. Algo a lo que la colaboradora de ‘Sálvame’ le ha respondido con un zasca. “¿Al final me tengo que poner así para que me creáis? No puedo hablar desde la tranquilidad? ¿Tengo que brotar para que la gente me escuche?”, ha respondido cansada de tener que cabrearse para que le tomen en serio.