María del Monte ha celebrado por todo lo alto el desfile del Orgullo LGTBIQ+ en Madrid. Tras convertirse en la pregonera hace dos semanas del Orgullo en Sevilla y salir del armario con un mensaje de amor y libertad tan aplaudido, la cantante se ha convertido en la presentadora del desfile en el especial que ha emitido este sábado TVE 'Saca tu orgullo', donde ha estado acompañada de Boris Izaguirre. Juntos han disfrutado de esta jornada y la cantante ha vuelto a pronunciar unas importantes palabras que, de nuevo, han sido muy celebradas en las redes sociales y de muchísima importancia.

Artículo recomendado

lsabel Pantoja, su aplaudido discurso en el Orgullo LGTBI: "Soy una más de ustedes"

lsabel Pantoja, su aplaudido discurso en el Orgullo LGTBI: "Soy una más de ustedes"

"Cuando todos nos movamos por amor y entendamos que la palabra amor es lo más bonito que existe en el mundo, todo esto se acabará, el día del Orgullo será un día de celebración y no un día de reivindicación. Hoy hay que llamar la atención, porque faltan cosas todavía por conseguir. Cuando un chico o una chica no tenga que sentarse a confesarle a sus padres, cuando simplemente tenga que decir mi novio se llama Daniel o mi novia se llama Aurora, ese día será para la celebración", ha dicho María del Monte durante la retransmisión en La 1.

María del Monte y Boris Izaguirre

María del Monte y Boris Izaguirre en el desfile del Orgullo LGTBIQ+ en Madrid.

Gtres

María del Monte dio el paso de hablar con libertad de su condición sexual y presentó a su pareja desde hace 23 años, la periodista Inmaculada Casal, en el Orgullo de Sevilla y en Madrid ha continuado con su mensaje de amor, que además llega solo unas horas después de las palabras de Isabel Pantoja al recibir en la noche de ayer viernes el Premio Mister Gay.

"¿Habrá algo más bonito que el derecho a amar? ¿De verdad estamos tan pirados para tener que pedir derecho para amar?", ha añadido María del Monte en la celebración madrileña del Orgullo, la primera que se ha retransmitido en TVE con el Museo del Prado de Madrid como escenario.