Una de las muchas virtudes que tienen las redes sociales, es que dan la oportunidad de que una persona afectada con algún tipo de dolencia o problema, pueda ponerse en contacto con personas que estén en su misma situación o con grupos en los que pueda encontrar apoyo, alivio y asesoramiento. Desde que le diagnosticaron fibromialgia, María José Campanario se había hecho seguidora de cuentas y páginas en Facebook de muchas de las asociaciones que representan al colectivo de personas afectadas por esta enfermedad. No solo eso, sino que participaba activamente en sus foros y su intención habría sido también darle visibilidad a esta dolencia usando su notoriedad en medios.

Artículo relacionado

María José iba buscando apoyo en otras personas en su misma situación, pero se ha encontrado un recibimiento hostil de una parte de los enfermos activos en las redes sociales. Lejos de aplaudir su gesto pretendidamente altruista, ha despertado muchos recelos y ha sido duramente criticada. En las redes sociales usa el pseudónimo de 'Mery Torres' y ha tenido duros duelos dialécticos con otros usuarios que lo más suave que le han dicho ha sido "cuentista" y "aprovechada". Una parte de los enfermos de fibromialgia que se han hecho oír y que habrían obligado a la Campanario a abandonar esos grupos de ayuda, consideran que la mujer de Jesús Janeiro ha hecho pública su enfermedad con la intención de sacar rédito económico más que para solidarizarse y dar visibilidad a esta terrible dolencia.

Un complejo episodio que ha enturbiado aún más el 38 cumpleaños de María José Campanario, que aún sigue ingresada en hospital Quirón de Sevilla tras un nuevo brote de fibromialgia, a dos meses de renovar votos con el extorero.