Hay que ver cómo un apacible día de campo se puede transformar en una jornada de angustia y miedo. Y no lo decimos por los protagonistas de algunas de las pelis de terror más típicas, no, lo decimos por Mar Torres que pensó que iba a echar un excursión de aquellas que nos pegábamos de pequeños pero acabó viviendo una verdadera pesadilla.

Artículo relacionado

Mar Torres aprovechaba el martes para ir, con unos amigos, al campo. El plan parecía ideal: la recogía en coche, juntos iban hasta el destino fijado y pasaban el día entre risas y al aire libre. Planazo redondo. Pero la futura concursante de ‘Supervivientes’ no llegó ni a pisar el merendero. Pues mientras viajaban, ella y uno de sus amigos, el responsable de llevarla en coche, tuvieron una fuerte bronca que se saldó con la ex de Froilán fuera del vehículo y abandonada en una gasolinera a 70 kilómetros de Madrid. “He discutido con un amigo amigo, ha decidido dejarme a 70 kilómetros de Madrid, tirada con las maletas y ha cogido y se ha largado. Menos mal que hay gente buena, se me ha aparecido un ángel caído del cielo y hay una persona que lo ha visto todo y me ha llevado a casa”, contaba, ya más calmada, a sus seguidores que no dudaron en apoyarla e inundarla de muestras de afecto, algo que la hizo sentir tremendamente bien, especialmente ahora que atraviesa una malísima racha, tal y como ella misma contó hace escasos días.

Artículo relacionado

Afortunadamente, Mar Torres no es de esas personas que se dejan pisotear por los problemas. No, ella sabe que no hay cosa mejor para tus enemigos que que te vean disfrutar, y así hizo. A pesar del drama que vivió a comienzo del día, logró enderezar el Martes con una sesión beauty poniéndose extensiones de pestañas, copitas en una famosa terraza con vistas a la Puerta de Alcalá y opípara cena en Benji’s Bar, el negocio de Laura Matamoros y su chico.