Hace unas semanas Anita Matamoros confesaba que volvería a pasar por el quirófano paraoperarse del pecho por segunda vez. Al cumplir los 18 años se sometió a una mastopexia, sin embargo, el resultado no ha sido el esperado y esta vez ha decidido colocarse unas prótesis para evitar que el pecho se le caiga y, además, reducir una cicatriz muy "fea" que se le quedó: "No tiene sentido haber pasado por el quirófano para no tener el resultado que me guste ahora", confesaba abiertamente.

Artículo relacionado

Pues bien, después de haber tenido que aplazar la operación al estar baja de hierro en los análisis, este lunes llegaba el gran día. Sin nervios pero con mucha ilusión, Anita confesaba a todos sus seguidores sentirse "tranquila y relajada" ante la inminente operación y es que lo que peor estaba llevando era mantener el ayuno: "Quiero que todo termine para poder comer", reconocía.

Anita y Makoke operación

Sin separarse de su lado ha estado en todo momento su madre, Makoke. La colaboradora siempre ha apoyado a su hija en todas sus decisiones y es que no puede estar más orgullosa de ella. Era ella misma quien compartía algunas imágenes de momentos antes de la cirugía a través de su perfil de Instagram: "Aquí estamos, esperando", decía mientras enfocaba a Anita con el estilismo pertinente.

La ex mujer de Kiko Matamoros sabe muy bien a qué se va a enfrentar su hija y es que el pasado mes de noviembre ella también pasó por el quirófano para mejorar la apariencia de su pecho y así lo mostró orgullosa en exclusiva para Lecturas: "Me he subido el pecho porque tenía mucho y estaba caído", declaraba sin poder ocultar lo contenta que estaba con el resultado. Ver a su madre empujó un poco más si cabe a Anita a querer dar un giro a su imagen.