Con miedo a las críticas, Anita Matamoros se ponía frente a la cámara para contar a todos sus seguidores los motivos que la llevarán a pasar por el quirófano en apenas unos días.

Hace dos años, la hija pequeña de Kiko Matamoros que por aquel entonces tenía 18 años, decidía someterse a una mastopexia: "Tenía el pecho muy caído y quería subírmelo y quitarme porque me acomplejaba". Aunque en aquel momento quedó contenta con el resultado "uno de los dos pechos no se curó bien y se me ha quedado una cicatriz muy fea", pero la cosa no quedó ahí y con el paso de los años ha sido testigo de como la gravedad ha provocado que su pecho vuelva a caerse.

Artículo relacionado

Anita Matamoros

"No tiene sentido haber pasado por el quirófano para no tener el resultado que me guste ahora", explicaba buscando el apoyo de sus fans. Tal y como deja caer en el vídeo publicado en su perfil de Instagram, ha sido el resultado de la operación de pecho de su madre lo que la llevó a replantearse volver a operarse: "Ese es el resultado que yo quiero tener", afirmaba.

Anita ha explicado en qué consistirá la operación para la que ya tiene fecha, el próximo 19 de mayo: "Yo no quería tener prótesis pero es lo que evita que se caigan. Me voy a poner las más pequeñas que haya para que sujeten", declaraba dejando claro que no quiere el pecho más grande.

Ya está todo preparado para el gran día y es que la joven ha visto el confinamiento como la época perfecta para llevarla a cabo: "Así podré tener una recuperación mejor porque yo suelo viajar mucho entre Milán y Madrid". La hija de Makoke se despedía dejando constancia de las ganas de ponerse en manos del cirujano que operó a su madre.