Lydia Lozano retomaba su trabajo en 'Sálvame' este jueves después de ser intervenida a consecuencia de una fuerte dolencia en la espalda. Visiblemente recuperada, aunque limitada en algunos movimientos por prescripción médica, la periodista no dudó en celebrar su vuelta al plató con uno de sus ya míticos 'chumineros'.

"Tenía todas las vértebras pegadas y me estaba aplastando la médula. Aún sigo con el sistema nervioso afectado, aún siento el hormigueo y no puedo escribir”, explicaba Lydia Lozano tras su dolorosa operación. Este regreso a la rutina le ha venido muy bien a la colaboradora que volvía a ocupar su silla este viernes.

Artículo relacionado

De la misma manera que en el día de ayer, Lydia Lozano lucía un nuevo complemento: el pañuelo, para ocultar el resultado de la cirugía. Paz Padilla se preocupaba por el estado de salud de su compañera y aprovechaba para ver la herida: "Anda, si eso no es nada! Como se nota que no has pasado por una cesárea", bromeaba la presentadora quitándole hierro al asunto.

Lydia Lozano y Paz Padilla

Lydia Lozano enseña su cuello a Paz Padilla

Telecinco

Lydia Lozano es muy impresionable con todo lo relativo a las heridas y si bien hace unos días contaba que era su marido Charly quien le hacía las curas porque ella era incapaz: "Los puntos me tiran y me dan mucha grima las curas, pero estoy mucho mejor. Yo me tumbo y me cura Charly pero no puedo mirármelo". Hoy, enseñaba a cámara con mucha naturalidad el estado actual de la cirugía: "¡Ay qué impresión!", comentaba al mismo tiempo que se retiraba el foulard.

Artículo relacionado

En solo unas semanas y si Lydia sigue a rajatabla las recomendaciones de sus médicos no habrá ni rastro de la intervención. Sin duda, una decisión acertada y es que a pesar de los dolores que ha sufrido en los últimos días notará enormemente su mejoría en el día a día.

Lydia Lozano

Lydia Lozano muestra la parte operada de su cuello

Telecinco