Lucía Rivera, la hija de Blanca Romero y Cayetano Rivera, es muy activa en Instagram, red social en la que le cuenta con más de 100.000 seguidores. La modelo, que a través de imágenes y vídeos comparte momentos de su vida personal y profesional, se ha convertido en toda una influencer. Algunas de las personas que siguen a Lucía le plantean dudas de moda y belleza. La modelo ha querido responder a una de ellas revelando una experiencia muy personal.

Artículo relacionado

La hija de Blanca Romero y Cayetano Rivera ha contado que el estrés le causó un intenso brote de acné que le resultó muy doloroso: “En abril del año pasado me salió un brote de acné brutal por estrés porque mi mente no para de pensar. Me apoyaba en los sitios y me dolía, no podía salir a la calle y me quería arrancar la cara”.

“Hasta ahora no he tenido la piel en condiciones y por eso no debía dar consejos”, aclaraba Lucía Rivera. La modelo ha explicado a sus seguidores qué hizo para intentar tratar el brote de acné que sufrió. “Me mandaron aceite de árbol de té, cremas de todo tipo… me puse hasta máscaras de luces”, ha explicado la influencer en Instagram.

Lucía ha contado que se echó tantas cosas que su piel se hizo inmune. “No me hacía efecto nada. Se me secaban los granos y volvían a salir”, ha explicado. La hija de Blanca Romero y Cayetano Rivera, que acabó acudiendo al dermatólogo para tratarse el acné, ha dado un sabio consejo: “Ahora ya estoy perfecta y mi consejo es que vayáis a un dermatólogo. La gente habla sin saber y desde su propia experiencia. Id y que se encarguen bien de vuestra piel, porque yo tuve que tomar antibiótico”.

La modelo asegura que tras ser tratada por un profesional ya no le salen granos. “Tenéis que tener paciencia porque es muy proceso muy largo, a mí me tardó un año”, ha explicado a sus seguidores.