Lucía Dominguín ha dado esta noche en ‘Viernes Deluxe’ su testimonio más desgarrador. La madre de Palito Dominguín se ha sentado en el programa para hablar del infierno que vivió con Alessandro Salvatore, el padre de sus hijos Bimba y Olfo Bosé. Después de que Rocío Carrasco se haya atrevido a hablar del infierno vivido con Antonio David Flores, la hermana de Miguel Bosé se ha abierto en canal sobre el intento de secuestro de sus hijos mayores, a los que estuvo sin ver durante un año y medio cuando Bimba tenía solo 11 años y Olfo 6.

Artículo recomendado

Lucía Dominguín, tras contar el secuestro de sus hijos, dedica unas palabras a Rocío Carrasco

Lucía Dominguín, tras contar el secuestro de sus hijos, dedica unas palabras a Rocío Carrasco

Para explicarlo todo, Lucía Dominguín se ha remontado al momento en el que se casó con Alessandro Salvatore. La hija de Lucía Bosé tenía por entonces 17 años y solo un año después dio a luz a Bimba. Lucía recuerda como positivos los ocho años que estuvo al lado del padre de sus hijos mayores, con quien vivía en México. Pero al final de su matrimonio comenzó a haber faltas de respeto que no estuvo dispuesta a soportar. “Termina la relación por faltas de respeto que hacía públicamente. Me puso los cuernos”. Fue entonces cuando ella se volvió a España y tras años compartiendo la custodia, un día recibió la llamada de su exsuegra, que le comunicó el secuestro de sus hijos.

Lucía Dominguín

Lucía Dominguín durante su relato más duro.

Telecinco

Lucía Dominguín ha contado que “dos días antes de cuando tenían que venir me llama mi suegra y pregunto que cuándo llegan. Me dice que no los voy a volver a ver. Se me corta la voz todavía cuando lo digo” ha relatado. A continuación, la madre de Palito Dominguín ha contado cuál fue su primera reacción al enterarse de que Alessandro Salvatore no quería entregarle a sus hijos. “Yo digo… ¿Perdona, qué me estás diciendo? Cogí el coche y quería estamparme, estuve a un centímetro de estamparme y de quitarme la vida”. Pero al momento decidió tomar otra actitud y pensó “dije eres idiota, va a ganar la lucha, si haces esto le estás dando la razón”.

Tras esto, Lucía Dominguín estuvo un año y medio sin ver a sus hijos. Un tiempo en el que ellos permanecieron con su padre y ella, tras un período de reflexión, volvió a viajar donde ellos estaban para recuperarles. Una tarea nada sencilla y más después de que Alessandro Salvatore le dijera a sus hijos que su madre les había abandonado. Desde entonces pasó por instantes de lo más duros hasta que logró retomar la relación con Olfo y Bimba Bosé tal para poder traérselos a España.