Anna Simón ha compartido la mejor de las noticias. Esta misma semana la presentadora sorprendía a todos al compartir una fotografía con la que ha anunciado su embarazo. A la colaboradora se le nota ya muchísimo la barriguita, una situación que hasta ahora había preferido llevar con total discreción. Misma discreción con la que lleva la relación con el padre de su primer hijo, del que ahora te contamos un poco más. Lucho Soriano es el hombre con el que la humorista lleva compartiendo su vida ni más ni menos que desde hace diez años y al que conoció en televisión.

Artículo recomendado

Anna Simón anuncia su embarazo por sorpresa y presume de barriguita

Anna Simón anuncia su embarazo por sorpresa y presume de barriguita

Porque al igual que Anna Simón, Lucho Soriano también se dedica a la televisión. Eso sí, lo hace detrás de las cámaras. La profesión de este catalán de 41 años es la de estilista y fue gracias a este trabajo como Anna y él se conocieron. Durante varias temporadas, Lucho ha ejercido de peluquero en ‘Tu cara me suena’, y fue en el concurso de imitaciones donde la presentadora y él se conocieron cuando ella participó. Además, también cuenta con una amplia experiencia en el mundo del cine. Incluso ha estado nominado al premio Goya por su trabajo como peluquero y maquillador y ha recibido críticas muy buenas por su trabajo en cintas como ‘Historia de mi muerte’ o ‘El fotógrafo de Mauthausen’.

Lucho Soriano, novio Anna Simón

José Manuel Soto compartió una foto con Lucho Soriano hace unos años.

Twitter @josemanuelsoto1

En cuanto a su popularidad, su cara no es muy conocida por el gran público. Anna Simón no lo muestra en sus redes sociales, algo que apunta a que él prefiere no ser reconocido. Pero algunos de los participantes de las diferentes ediciones de ‘Tu cara me suena’ han compartido alguna imagen alguna vez de Lucho Soriano, enseñando su espectacular trabajo en las labores de estilismo del espacio. Así que además de estar feliz por la llegada de su primer hijo con Anna Simón, el estilista puede presumir de ser un hombre muy exitoso en lo laboral.