En el capítulo anterior de ‘Los Gipsy Kings’ la Rebe dio la sorpresa al reconciliarse con José, el padre de su hijo. La protagonista del programa de Cuatro decidió retomar su relación con el hombre de su vida y empezar entonces una nueva etapa. Después de haber probado suerte en Madrid, la Rebe y José pusieron rumbo a Tenerife para ver si allí logran llevar a cabo una vida de lo más tranquila. Pero nada más llegar a la isla ella se ha llevado la primera gran decepción con su pareja. Nada más entrar en el piso que iban a compartir en esta nueva etapa que van a vivir junto a su pequeño, a Rebeca se le ha cambiado la cara.

Artículo relacionado

La Rebe le ha hecho saber a José la gran decepción que ha sentido al entrar por la puerta y ver cómo era el lugar en el que iban a convivir. Su chico le había preparado una decoración de bienvenida, pero ni siquiera eso le ha gustado. “Yo me esperaba algo más bonito”, ha reconocido Rebe sin tapujos. Conforme iba viendo las habitaciones en las que se divide el piso, no se ha podido callar. “Me esperaba algo más grande, es todo muy chico. Esa casa para mí ahora no”, ha asegurado incluso antes de llevarse las manos a la cabeza al ver el cuarto de baño."¿No tiene bañera? ¿Dónde metes al niño? José yo necesito… Yo que sé tío", le ha dicho al padre de su hijo.

Rebe y José Casa

La Rebe, decepcionada con la casa en la que va a vivir con José.

Cuatro

Al terminar la visita por la vivienda, la Rebe no ha tenido duda y ha dicho que “ese piso está bien para cuando estaba solo, pero ahora que está con su mujer y su hijo no. Yo quiero lo mejor para mi nueva vida. Vamos a buscar casa y esta la alquilamos”. Una petición que José ha aceptado y rápidamente se han puesto manos a la obra. La pareja se ha puesto a buscar una nueva casa para que Rebeca sea feliz en su nueva etapa en Tenerife.