Hace unos días, la pareja sorprendía a todos sus seguidores al eliminar todo rastro de su relación en redes sociales pero no ha sido hasta hoy cuando Lola Ortiz ha confirmado la ruptura con Vanesa Klein en su canal de Mtmad. La joven, visiblemente apenada por cómo se han dado las cosas ha reconocido que a veces "las cosas no salen como uno quiere".

Aunque no quiere hacer leña del árbol caído, se ha mostrado disgustada por como la cantante ha llevado a cabo la ruptura: "Vanesa borró todas las fotos que teníamos juntos. A mi me hubiera gustado hacerlo de otra manera". Por si esto fuera poco, ha hecho público que la puso por delante de una persona muy importante para ella, alguien con quien ha vuelto a tener relación tras la ruptura.

Artículo relacionado

Fue el pasado viernes cuando la extronista tomó la decisión de romper: "He sido yo quien ha dado el paso. Esto ya no tenía más sentido".

Lola y Vanesa han estado apenas cinco meses de relación pero parece que lo suficiente para ver que no son almas gemelas: "Te empiezas a conocer y al principio es todo muy idílico, después la realidad no ha sido como esperábamos. En las últimas semanas discutíamos mucho... y ya está", reconocía entre lágrimas. "Nadie manda en los sentimientos y no se pueden forzar las cosas", sentenciaba. Y es que aunque en estos momentos la cantante está molesta con la influencer, la canaria quiere dejar claro que "no hay culpables" simplemente "no hemos terminado de complementarnos".

Lola Ortiz

La joven, de 30 años, no se arrepiente de haber iniciado una relación con la cantante, todo lo contrario, y es que este romance le ha ayudado a borrar todos esos miedos de hacer pública su bisexualidad: "Aposté mucho. Conocer a Vanesa ha sido maravilloso. Aunque la relación se haya acabado es una persona muy especial para mí". Finalmente, le hace una petición a la que ha sido su pareja hasta hace apenas unos días: "Me encantaría que cuando pasara el tiempo podamos tener relación. Es una persona que quiero conservar en mi vida".

Lo que es una realidad es que en estos momentos cada una ha tomado caminos por separado y no hay posibilidad de una segunda oportunidad.