La gala de ‘Supervivientes: Tierra de nadie’ de este martes 7 de marzo ha sido especialmente complicada para Alma Bollo (23 años). La concursante lo dio todo en la prueba de recompensa, pero su esfuerzo fue en vano y no pudo disfrutar del suculento plato de espaguetis con albóndigas, algo que la hizo venirse abajo y llorar desconsoladamente en directo.

Artículo recomendado

Alma Bollo, desconcertada, le hace una reclamación a su hermano Manuel Cortés en 'Supervivientes 2023'

Alma Cortés Bollo

La prueba a la que los concursantes tuvieron que enfrentarse era un homenaje a la boa rosada y consistía en liberar a una boa gigante de la que tenían que extraer nueve cocos para, acto seguido, derribar tres tótems en el menor tiempo posible.

Supervivientes 2023

Los supervivientes se enfrentaron a una nueva prueba de recompensa en la primera gala de 'Tierra de nadie'

Mediaset

Después de que los tres grupos terminasen el reto, Laura Madrueño (37 años) desvelaba los tiempos que cada equipo había conseguido: Tierra de nadie se alzaba como vencedor de la noche con un tiempo de 4:32 minutos, seguidos de Playa Royal con 4:55 minutos. Playa Fatal, grupo al que pertenece Alma, se quedaba muy lejos del resto con 6:18 minutos.

De esta manera, Raquel Arias, Sergio Garrido, Artùr, Bosco y Raquel Mosquera pudieron disfrutar de tres largos minutos para degustar la pasta mientras el resto de concursantes miraban desconsolados.

Pero ese no fue el único golpe emocional para Alma Bollo, pues tras la recompensa del equipo ganador, Laura Madrueño regaló 30 segundos a los segundos clasificados para comerse las sobras del plato, por lo que sólo Playa Fatal se quedó sin poder llevarse nada a la boca.

A las duras condiciones del reality y el hándicap extra de vivir en la peor playa, el equipo de Alma ha tenido que sumar un sufrimiento extra al no conseguir la ansiada recompensa en el estreno de ‘Supervivientes: Tierra de Nadie’.

Supervivientes 2023

El equipo ganador degustó un suculento plato de pasta con albóndigas

Mediaset

Tras el juego, Laura Madrueño se percataba de que la hija de Raquel Bollo estaba visiblemente afectada. “Alma, ¿estás bien?”, le preguntaba. Era entonces cuando la superviviente se derrumbaba y rompía a llorar desconsoladamente. “Nos quedan muchísimas galas, vais a poder ganar muchísimas recompensas”, trataba de consolarla la presentadora.

Desde el plató, Carlos Sobera hacía lo propio dedicándole a la joven el aplauso del público. “Aplauso de toda España. ¡Vente arriba! Un beso fuerte”, expresaba el presentador.