Ha pasado un año desde que conocimos su romance. Un romance que se fraguó entre “citas a ciegas”. Y es que no podía ser de otra manera. El barman y la camarera de “First Dates”, ayudantes en la labor de “celestino” de Carlos Sobera, tenían todas las papeletas de caer en las garras de Cupido.

Aunque Matías ha reconocido que al principio no se caían bien, no es ningún secreto que el roce hace el cariño, y tantas horas juntos presenciando historias de amor y desamor, decepciones y alegrías, risas y confidencias, tenían que traer consecuencias.

Artículo relacionado

Él, argentino de nacimiento pero español de corazón desde hace más de once años. Ella, hija de una de las presentadoras más famosas de la pequeña pantalla en los años noventa, Elsa Anka. Entre los dos, casi once años de diferencia que han quedado reducidos a nada. Una historia digna del programa en el que colaboran.

La eterna sonrisa en su rostro les delata. Si bien Matías se dedica a tiempo completo a la televisión, Lidia compagina el trabajo con sus estudios en Barcelona. El tiempo libre lo reparten juntos. Vacaciones, escapadas, días en familia…y ahora también vida completa en común.

Una inesperada pareja que sin embargo tenía todas las papeletas para triunfar en su “First Date”.