Sonsoles Ónega se ha convertido en la protagonista de la primera entrega de 'Volverte a ver' en su nueva temporada. La presentadora ha sido sorprendida por tres amigas periodistas, compañeras durante sus años como reportera en el Congreso de los Diputados, y también ha abierto su corazón con su compañero Carlos Sobera.

Artículo recomendado

India Martínez se rompe como nunca con Carlos Sobera en 'Volverte a ver': "No quería irse"

India Martínez se rompe como nunca con Carlos Sobera en 'Volverte a ver': "No quería irse"

Sonsoles Ónega es una de las presentadora más queridas y su sonrisa siempre le acompaña pero este sábado en 'Volverte a ver' se ha roto y lo ha hecho por su abuela, que quiso sorprenderla en el programa.

Sonsoles Ónega

La abuela de Sonsoles Ónega quiso sorprender a su nieta en televisión.

Telecinco

La abuela de la presentadora, a sus 94 años, enviaba un mensaje cargado de emoción y nostalgia en el que recordaba a la revoltosa Sonsoles cuando era pequeña. Poco después de esta grabación la abuela de Sonsoles fallecía.

"Mi abuela tiene 94 años. Nos ha criado", ha dicho llorando y sin poder apenas hablar tras ver este vídeo de su abuela, que nunca podrá olvidar.

Sonsoles Ónega
Telecinco

Sonsoles Ónega dedicó unas preciosas palabras a su abuela en las redes sociales después de que esta falleciese, poco después de la grabación de 'Volverte a ver'. En este escrito, la periodista y presentadora de 'Ya es mediodía' compartía la profunda admiración que sentía, siente y sentirá por ella. Sonsoles Ónega adoraba a su abuela y siempre habló de ella como una de las mujeres que han inspirado su vida y enseñado muchísimos valores.

Sonsoles Ónega

Sonsoles Ónega ha roto a llorar con Carlos Sobera al hablar de su abuela.

Telecinco

La presentadora de 'Ya es mediodía' ha abierto su corazón con Carlos Sobera con el que ha compartido confidencias que nos han dejado ver un poco más de la profesional intachable, la periodista y la escritora. "Ayer, por ejemplo, estaba triste. Me entristece a veces la soledad o no poder volver atrás para corregir cosas que quiero cambiar o hubiera hecho de otra manera. Para mí escribir es terapéutico", le ha contado a su compañero Carlos Sobera con brillo en los ojos.