Ambos se conocieron en 'Mujeres y hombres y viceversa' hace ya tres años y ahora quieren poner a prueba su amor. Su principal conflicto son los celos y la desconfianza que Lola siente por Diego, un recelo que nación cuando él se besó con dos chicas en la grabación de un videoclip y no fue capaz de contárselo. Una mentirijilla que puso su relación contra las cuerdas: "Le mandé a la mierda y me fui de casa", contaba en el vídeo de presentación del reality.

Artículo relacionado

Con la tranquilidad de la villa, Diego se sinceraba con sus compañeros y hablaba de los celos enfermizos de su chica. El joven no dudaba en detallar algunas de las locuras que Lola ha hecho a lo largo de su relación solo para descubrir si su novio le era infiel: "Una vez vino con su coche hasta mi trabajo. Aparcó, cogió el móvil de mi guantera y se puso morada. Hablaba a mis amigos haciéndose pasar por mí", contaba.

Pero la cosa no se quedaba ahí. Según Diego, Lola le ponía trampas continuamente: "Se hizo un perfil falso y empezó a mandarme fotos haciéndose pasar por una chica", narraba ante la mirada sorpresiva de sus compañeros. El joven se justificaba alegando que él siempre suele contestar a las chicas que le escriben "pero no porque quiera liarme con ellas sino porque me gusta que me digan guapo y tal", admitía a la vez que reconocía que su novia no lo entiende.

Villa Playa

Diego se sincera con sus compañeros

Mediaset

Ahora parece que las tornas han cambiado y mientras que Diego, por el momento, se muestra reticente a acercarse a las solteras y, además, ha tomado la determinación de no cruzar palabra con Alba, Lola ha encontrado en Simone a alguien muy especial con el que podría caer en la tentación.