Antes de la celebración de la épica hoguera de confrontación,Melyssa Pinto soñaba con el perdón de Tom: "Si me pide perdón y lucha por reconquistarme podría solucionarse", le reconocía a Sandra Barneda. Sin embargo, todo estalló por los aires cuando la catalana fue consciente de que su novio tuvo relaciones íntimas con su tentación, una línea roja para ella inquebrantable.

En la entrevista exclusiva para 'Lecturas' de este miércoles, la extronista ha hablado por primera vez de cómo vivió la aventura de 'La isla de las tentaciones'. La catalana no pudo ocultar su desazón al recordar las imágenes de su por entonces novio con otra mujer en la cama: “¡Al verlo con Sandra me dio tanto asco!, aseguraba todavía enfadada con la traición. "Para mí, hacer el amor es un acto muy bonito, algo sagrado que se debe hacer con sentimiento".

Artículo relacionado

Tom y Melyssa
Telecinco

A pesar de todo, Tom quemó su último cartucho para recuperar a Melyssa. El marroquí se lio la manta a la cabeza e intentó justificar lo ocurrido con Sandra alegando estar "perdido" durante las semanas en Villa Montaña: "Te quiero muchísimo. No quiero perderte", llega a decir el empresario en un encuentro tras su hoguera final.

Artículo relacionado

Sin embargo, no fue suficiente. La extronista dejó atrás las lágrimas y se mostró más segura de sí misma que nunca. Ella tenía claro que su relación se había roto para siempre en República Dominicana. Muy sincera, Melyssa puso sobre la mesa el motivo real por el que ya no había espacio para nuevas oportunidades: "No te puedo perdonar porque soy una persona que para mí el acto sexual es muy importante. Cuando estaba escuchando los gemidos de vuestro placer en mis orejas te miraba a los ojos", le explicaba mirándole a los ojos con visible angustia.

Pero como se suele decir en estos casos, no hay mal que por bien no venga. Gracias a esta dura experiencia la joven recuperó su autoestima: "Tom, ni ahora ni en un futuro. Hoy me quiero a mí. Has conseguido que me quiera, que me valore y que me respete", sentenciaba.