Lunes de resaca tras la disputadísima final de 'La Casa Fuerte'. Yola Berrocal y Leticia Sabaterse convirtieron en las flamantes ganadoras, imponiéndose a Oriana Marzoli e Iván González. Una metáfora de la dualidad que ha imperado en este mes de encierro, y que tan bien ha señalado Joaquín Prat, 'ex' de Yola Berrocal, cuando ha analizado el resultado. "Han hecho un concurso positivo, buenrollista, frente a la crispación y al enfrentamiento. Creo que han ganado con total merecimiento", comentaba, mientras Alessandro Lequio le daba la razón. Si bien ha alabado también la "deportividad" de Iván y Oriana, no ha sido tan benevolente con Cristian Suescun.

Artículo relacionado

Porque si ha habido una 'carpeta' inesperada y ardiente que ha acabado fatal ha sido la protagonizada por Yola Berrocal y el hijo de Maite Galdeano. La atracción entre ellos era más que evidente, por lo que la ganadora del reality movió ficha y le dejó las cosas claras al joven, quien se debatía entre sus deseos por ella y la fidelidad a su novia Jessica. La tensión entre ellos se acabó materializando en un masaje caliente y unos besos furtivos, de los que Cristian renegó, humillando a la bailarina.

Joaquín Prat no ha parado de reprochar la actitud de Suescun y, en sus conclusiones, ha vuelto a ser durísimo con él. "A mí Cristian me cae bien, pero desde luego no ha estado a la altura con Yola", afirmaba serio.

Artículo relacionado

A la espera de que Yola acepte la invitación de su 'ex' para hablar de lo que realmente hubo entre ellos en el pasado, no cabe duda de que la postura favorable del presentador de 'El programa del verano' hacia ella la creerá, cuanto menos, halagadora.

Y es que las palabras de Prat no han quedado solo ahí, y ha lanzado un órdago a Cristian, del que tendrá que salir del paso: "Yo no sé si, a veces, es negar la evidencia por negarla o es que es tonto, y piensa que nosotros no hemos visto que han hecho...". Parece que la primera 'misión' del hermano de Sofía Suescun es aclarar la relación con su novia, e intentar aplacar su enfado, ¿recogerá el guante del presentador?

Joaquín Prat