La guerra entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja no termina. De hecho, parece que tan solo ha hecho que empezar. Mientras el hijo de la tonadillera desgrana poco a poco la actitud que ha tenido su madre con él, la cantante guarda silencio refugiada en Cantora. De hecho, han sido la supuestas visitas que esta ha podido tener durante las fechas navideñas lo que ha terminado encendiendo un nuevo frente en el conflicto entre madre e hijo. Irene Rosales, sin querer entrar en mucho, ha confirmado qué es lo que peor le ha sentado a su marido.

Artículo relacionado

No parece que Isabel Pantoja tenga intención de reencontrarse con sus hijos. Así lo comentaba también Isa Pantoja en su última intervención en 'El programa de AR'. La hija menor de la cantante no ve posible, por el momento, un acercamiento entre su madre y su hermano. Lejos de pronunciarse públicamente, Pantoja sigue en silencio, esperando, tal vez, que llegue su momento. Y eso que desde Mediaset aseguran que estaría negociando su regreso.

En pleno conflicto, Irene Rosales volvía a dar la cara por su marido, eso sí, con cautela. “Yo no me voy a meter en nada. Después del fin de semana pasado he tomado la decisión de opinar como colaboradora pero no meterme más porque luego se me acribilla a mí”, aseguraba en 'Viva la vida'. Aunque esto no era obstáculo para que la colaboradora se abriese y afirmase que Kiko Rivera está, de nuevo, molesto con su madre.

Irene Rosales en Viva la Vida

Irene Rosales habla de su suegra, Isabel Pantoja, en 'Viva la Vida'.

Telecinco

“Kiko no le molesta porque vaya gente a ver a la madre”, explicaba Irene. “A Kiko lo único que le molesta es que a la hermana se le niegue ir y sí puedan ir otras personas”. Que Isa tuviese que saltar la verja para poder hablar con su madre ha sido un detalle que al DJ le ha enfadado mucho. Él mismo lo comentaba días después.

Cada vez más unidos

La guerra que se ha desatado en Cantora ha hecho que Kiko Rivera e Isa Pantoja estén más unidos que nunca. Los hermanos, distanciados en otros momentos de sus vidas, se han encontrado y han pasado hasta las Navidades juntos. Kiko e Isa han hecho piña ante los desplantes de su madre. Una unión que tienen muy claro que no van a dejar romper.