Son los días más difíciles. Tan solo nueve meses después de perder a su madre, Irene Rosales ha recibido otro durísimo mazazo. Su padre, Manuel, fallecía tras casi veinte años luchando contra la enfermedad que padecía. Un agónico trance que la mujer de Kiko Rivera ha soportado con toda la entereza posible. Serena aunque con la voz rota, agradecía el apoyo recibido a la salida del tanatorio. Esta mañana, antes de dar el último adiós a su suegro, el hijo de Isabel Pantoja ha querido compartir un importante mensaje para su mujer a través de su cuenta de instagram.

Artículo recomendado

Isabel Pantoja da el pésame a Irene Rosales tras la muerte de su padre Manuel

Isabel Pantoja da el pésame a Irene Rosales tras la muerte de su padre Manuel

Sin duda, se ha convertido en el peor año posible para la familia de Irene Rosales. En mitad de la tormenta que ha asolado Cantora, la mujer de Kiko Rivera recibía la peor de las noticias. Su padre, Manuel, fallecía tras muchos años de enfermedad. Un revés para el que la familia estaba concienciada, debido al delicado estado de salud que tenía, pero que ha supuesto un trance durísimo para todos. Tan solo han pasado nueve meses desde que Irene perdía también a su madre.

Kiko Rivera Irene Rosales
Instagram @riverakiko

Tras haber estado a su lado en todo momento, Kiko Rivera ha querido compartir también en público un mensaje de ánimo para Irene Rosales, acompañado de una promesa que no piensa romper nunca. “No estás sola en esto”, escribe el hijo de Isabel Pantoja en su cuenta de instagram. “Y esa sonrisa volverá. Te amor”. El DJ acompaña esta promesa con una preciosa imagen de los dos cuando todo esto todavía no había pasado.

Un mazazo en plena guerra

Han sido semanas muy complicadas para Kiko e Irene. El hijo de Isabel Pantoja abría una intensa guerra contra su madre tras descubrir muchos aspectos de su vida que, hasta ahora, desconocía. En una intensa entrevista en exclusiva para ‘Lecturas’, el hijo de Paquirri se sinceraba con nunca acerca de la verdad que ha sobrevolado Cantora a lo largo de las últimas décadas. Desde entonces, los desencuentros no han hecho más que multiplicarse hasta llegar a un punto de ¿no retorno?