No hay tregua entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja. Así lo ha vuelto a dejar claro el propio Kiko en la que, sin duda, puede ser la entrevista más emocional de las que ha concedido a Lecturas en estos últimos meses. El hijo de Isabel Pantoja ha pasado de la rabia a la pena y el dolor de ver que sus conflictos con su madre no tienen solución y, dolido, ha vuelto a ser en nuestra revista duro y demoledor, incluso a la hora de valorar la posibilidad de que su madre pueda volver a la cárcel.

Artículo relacionado

Lejos de tranquilizarse, la guerra entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja está en su punto más álgido y, otra vez, el papel de abuela de la tonadillera ha sido cuestionado brutalmente por su hijo. Kiko Rivera ha vuelto a dejar en evidencia, en su entrevista en exclusiva con Lecturas, el nefasto papel de abuela de Isabel Pantoja, que, en sus trece, sigue sin dar el paso ni siquiera por tener cerca a sus nietos.

"Pasa de todo. Sigue sin llamar a sus nietos, y mi hija Ana pregunta. Sabe que las cosas no están bien porque no ve a su abuela. A veces no sabemos qué decir: 'Está trabajando, está ocupada...'. Los niños no son tontos", nos ha contado Kiko.

Kiko Rivera

Kiko Rivera, hijo de Isabel Pantoja.

Pedro Pernía

Kiko Rivera ha vuelto a abrirse en canal para Lecturas y ha dejado muy claro que no quiere ni ver a su madre y más allá del tema económico está el dolor del dj por la actitud de la tonadillera con sus nietos y todo el daño que esta situación puede provocar especialmente en sus pequeñas. "No quiero joderle la vida a mi hija. Tengo una relación exquisita con los reporteros que están en la puerta, pero una señorita me preguntó varias veces por la prueba de paternidad. Mi hija Ana es muy lista y entiende. No va a saber lo que es, pero se le queda. Me ha tenido que ver exaltado cuando se pudo haber evitado", nos ha explicado.

Kiko Rivera ha mostrado más de una vez su dolor por esta actitud de Isabel Pantoja con sus hijos, dardazos ante los que Isabel Pantoja no ha reaccionado. "Te recuerdo que tienes tres nietos. Y aunque yo tenga un problema contigo, ellos no tienen la culpa. Se van a hacer mayores y te estás perdiendo todo", dijo el cantante a su madre en unas palabras llenas de dolor que nunca han tenido respuesta.