Kiko Rivera confesó a comienzos del 2019 en 'GH DÚO' el episodio más duro de su vida, que superó gracias a su mujer y madre de sus hijas, Irene Rosales. "Es muy complicado Jorge, pero mira, te voy a ser sincero. No lo he dicho nunca, pero en un determinado momento de mi vida (y de ahí viene gran parte de mi depresión) tuve adicción a las drogas y… lo pasé muy mal", explicó abierto en canal. El hijo de Isabel Pantoja nunca había contado esta realidad de su vida, de la que consiguió salir: "Lo digo porque gracias a Dios lo he superado. A base de médicos, a base de psicólogos, a base de lucha, a base de amor...", dijo muy emocionado.

Artículo relacionado

Un año y medio más tarde, Kiko Rivera se ha sentado en 'Sábado Deluxe' destruido para confesar que está limpio y lejos de las drogas pero su dependencia sigue presente y es un auténtico lastre para él porque se ve limitado. "Sigo teniendo dependencia de las drogas. Hay noches que no puedo dormir y hasta lloro. He preferido dejar de trabajar en la noche para no caer en las tentaciones, me cuesta muchísimo. Me han ofrecido drogas mil veces", ha explicado a María Patiño abierto en canal. Kiko, al abordar el tema de las adicciones de su prima Anabel, ha confesado: "siempre tengo el demonio en el hombro y estoy en alerta roja, ¡siempre!". "He tenido recaídas, varias. Actualmente estoy bien, pero últimamente tengo pensamientos muy malos, como caiga otra vez en eso apaga y vámonos...", ha contado.

Kiko Rivera Deluxe 1

El hijo de Isabel Pantoja se ha sentado tras una semana en la que ha estado en el ojo del huracán por sus supuestas deslealtades a su mujer, Irene. La colaboradora se ha sentado en 'Viva la Vida, el programa en el que trabaja, este sábado y ha reconocido que una de ellas es cierta y fue tras su paso por 'Gran Hermano'. Kiko Rivera ha hablado de ello y ha reconocido su error: "Me siento muy mal por ello, el único culpable soy yo. Cómo no voy a valorar a Irene, si me ha dado todo". El DJ ha contado que todo esto ocurrió cuando Irene estaba muy volcada en la salud de su madre antes de su muerte.

"He sido desleal a mi mujer muchas veces bajo los efectos de las drogas", ha dicho Kiko Rivera, que ha confesado que ha tenido algún gran bache con su mujer. Y ahora se siente fatal por ello. Todo esto unido a su actual situación profesional y su baja autoestima le tiene muy tocado: "Soy una persona complicada, que a veces ni me quiero... Mi vida no es ninguna fiesta. Algo tengo, por algo viene. Estoy en un momento muy jodido. Estoy en el subsuelo, en el puñetero subsuelo. No se merece que piense así, yo sí que estoy hundido", ha contado logrando contenerse pero contundente.

Kiko Rivera Deluxe 2

Sin ponerle etiqueta a su gran bache emocional, Kiko Rivera ha reconocido que tiene que pedir ayuda y salir de esto: "Estoy triste, decepcionado y no soy feliz con lo que conseguido en mi trabajo. Me siento defraudado, un inútil". Y no ha tenido problema en reconocer, demoledor: "Si Irene no estuviese a mi lado igual no estaría vivo".