Kiko Matamoros por fin vuelve a la televisión. El colaborador estará mañana por la noche en el plató de ‘Sábado Deluxe’. Será una noche muy especial para él ya que, tal y como confesó hace unos días, está deseando regresar al trabajo tras un verano de lo más complicado. Mañana será el gran protagonista del programa y Jorge Javier Vázquez y los colaboradores le harán muchas preguntas sobre su estado de salud y sobre cómo está su situación familiar. Pero antes de que llegue el gran momento, Kiko ha entrado por teléfono en ‘Sálavme’ para calentar motores.

Artículo relacionado

Lo primero que ha hecho ha sido contar cómo se encuentra tras la última operación a la que se ha sometido. “No dejo una y ya estaba entrando en otra en estos dos meses y pico. Son cosas que pasan que pueden pasarle a cualquiera tras una intervención quirúrgica y ya parece que la cosa se va a superar y voy a recuperarme bien ya, y voy a volver a estar activo y a volver con vosotros a hacer mi vida normal”, son las palabras con las que se ha mostrado esperanzado ante su regreso al trabajo y con las que pretende dejar atrás sus problemas de salud. Si hay algo que llama la atención es la pérdida de peso que ha sufrido en estos meses en los que ha estado tanto tiempo ingresado. “He perdido 15 kilos en 20 días, que estuve a base de suero y medicamentos fortísimos”, ha desvelado, algo que no le preocupa demasiado porque los piensa recuperar en cuanto pueda.

Kiko Matamoros y marta lopez

Uno de los momentos más esperados de la vuelta de Kiko a la televisión es su reencuentro con María Patiño. En las últimas semanas son varios los comentarios de la presentadora que no han gustado nada a su compañero, en especial los que tienen que ver con su relación con su hija Anita. De ahí que Matamoros haya asegurado que “tengo muchas ganas de estar cara a cara con ella, decirle lo que pienso y lo que he sentido, y de demostrarle que se ha equivocado en muchas cosas. Estoy deseando que me demuestre su verdad”. Y para rematar, ha confesado algo de lo que está plenamente convencido: “Creo que le han envenenado de mala manera”, ha asegurado sobre Patiño.

Lo que tiene claro Kiko es que no se va a pronunciar sobre su hija Anita, un cambio de actitud que lleva a cabo para evitar problemas mayores. “Yo de mi hija no voy a hablar, porque luego dice su madre que la he utilizado. Prefiero guardar silencio”. Hace unos días Makoke mostró su descontento por el hecho de que el colaborador se haya pronunciado sobre la nula relación con su hija pequeña. Sobre esto Kiko ha dicho que “a mí, Makoke no me ha marcado el paso nunca, pero no quiero destapar problemas nuevos con mi hija que se puedan malinterpretar”. A esto hay que unir que lo que no va a cambiar es su férrea defensa a su novia Marta López Álamo. “No voy a consentir que de manera torticera se cree una imagen de mi pareja que no se corresponde en absoluto con la realidad”, ha afirmado antes de que llegue su gran noche.