Kiko Matamoros se ha convertido en el protagonista de la última portada de Lecturas junto a su novia Marta López Álamo. La pareja ha enseñado, feliz e ilusionada, su majestuoso hogar y han compartido sus deseos de casarse y formar una familia. Pero el colaborador, marca de la casa, no ha dado la espalda a sus polémicas y también ha hablado con esta revista de su relación inexistente con su hija pequeña, Anita Matamoros, fruto de su relación con Makoke.

Artículo relacionado

Padre e hija llevan más de un año peleados y Kiko Matamoros es franco con este tema tan doloroso para él. El colaborador de 'Sálvame' ve realmente complicado un acercamiento con Anita y esto le pesa demasiado. Del tema ha vuelto a hablar este domingo en 'Viva la Vida'. "Respecto a mi hija cada uno tiene unos entendimientos sobre la educación. No por consentirles o permitirles que hagan lo que quieran se les educa mejor", ha empezado contando Kiko sobre los motivos que han provocado su ruptura con Anita.

"La relación todos los días cambia un poco para peor porque el tiempo pasa y no es recuperable. Cuando ella estuvo mal yo me preocupé a través de su madre y cuando ha tenido algún problema exactamente igual… Al revés no he tenido el mismo trato", ha explicado Kiko Matamoros.

"En la entrevista a Lecturas digo que puede estar influenciada y esta señora [refiriéndose a Makoke] se da por aludida, yo no me refiero exclusivamente a ella. Cuando tenía su novio tenía comunicación con él… Ahora mismo no hay otro nexo de unión y ya está", ha añadido.

anita matamoros

Anita Matamoros no tiene relación con su padre, Kiko Matamoros, desde hace un año.

Instagram @anitamg

Kiko Matamoros no puede ocultar su tristeza y es que, aunque quiere a todos sus hijos, su hija pequeña siempre ha sido su ojito derecho y la echa de menos en muchos momentos. Kiko Matamoros está feliz en todos los aspectos de su vida y le sonríe el amor, el trabajo y también cuenta con el cariño y apoyo de todos sus hijos menos el de la hija que tiene con Makoke. "Esto no es una guerra con ganadores y perdedores, esto es un desastre emocional. Cada día que pasa la cosa está peor y es más difícil de solucionar", ha terminado.