Tremendo testimonio el que ha ofrecido Kiko Matamoros al enfrentarse al puente de las emociones en la gala de Supervivientes 2022: Tierra de Nadie. El colaborador de televisión se ha abierto en canal y ha contado con todo tipo de detalles cómo ha sido su difícil relación con la cocaína, sustancia a la que ha sido adicto durante más de 50 años. De hecho, no solo se ha quedado ahí, sino que ha querido hablar de cómo su cuerpo se ha visto muy afectado por esta adicción que está superando con ayuda de profesionales.

Artículo recomendado

El llamativo antes y después de Kiko Matamoros tras más de dos meses en 'Supervivientes'

El llamativo antes y después de Kiko Matamoros tras más de dos meses en 'Supervivientes'

Las palabras de Kiko Matamoros sobre su adicción han llegado cuando se posicionaba al final del puente, en la palabra muerte.

"Es el final del camino y de la vida. He jugado con la muerte, he jugado a la ruleta rusa porque he entendido la vida como una aventura, influenciado por esas sesiones de cine donde veíamos esas películas de indios y de romanos. He jugado al límite, he sido 50 años adicto a la cocaína. Quiero que la gente sepa que estoy en una fase de recuperación que inicié antes de venir al concurso, tenía la mucosa casi necrosada, la droga mata y la droga hace mucho daño. Afortunadamente, estoy siguiendo un tratamiento aquí y la verdad es que lo he pasado muy mal porque no me entraba el aire por la nariz, estaba necrosado…", ha dicho visiblemente afectado.

Kiko Matamoros cruzando puente de las emociones

Kiko Matamoros cruzando puente de las emociones

Telecinco

"Además he fumado tres paquetes de tabaco al día y he jugado con ello… Yo sé que no me queda mucha vida porque tengo 65 años, pero la vida que me queda sí sé cómo quiero vivirla, en qué circunstancias y disfrutar de mis hijos, nietos y de mi pareja a la que adoro. Ojalá pudiera tener más descendencia y tener más mano con los que vengan", finalizaba.