Kiko Matamoros ya ha regresado del viaje que ha hecho a Maldivas junto a su novia Marta López Álamo. El colaborador se ha incorporado esta tarde a su puesto de trabajo en ‘Sálvame’ y ha hablado de cómo ha sido este viaje en el que, desafortunadamente, no ha conseguido desconectar del todo. Porque aunque solo han sido cuatro las noches que ha estado fuera, en Madrid han sucedido cosas que le han tenido de lo más preocupado. La que más, el problema de salud de su hijo Diego Matamoros que le ha llevado a estar unos días ingresado en el hospital. Y también el contratiempo de salud que han sufrido dos de sus hijas.

Artículo recomendado

Laura Matamoros, angustiada, muestra preocupación por su hermano Diego tras su ingreso

Laura Matamoros, angustiada, muestra preocupación por su hermano Diego tras su ingreso

Kiko Matamoros ha contado en ‘Sálvame’ cómo se ha sentido en estos días en los que ha estado muy lejos de Madrid mientras tres de sus hijos pasaban por un momento difícil. En especial Diego Matamoros. Sobre él, su padre ha dicho que “he estado muy preocupado por la salud de mi hijo. Le han detectado un problema congénito, ingresaba parapléjico en el hospital”. Unas palabras con las que ha hecho referencia a todo lo que ya contó ayer su hijo sobre lo mal que lo ha pasado en los últimos días y la dolencia degenerativa que tiene en la espalda y que le provoca fuertes dolores. Afortunadamente, a Diego ya le han dado el alta hospitalaria, pero su familia sigue preocupada por ver cómo evoluciona la situación. Al menos, ahora que ya ha vuelto de Maldivas, el colaborador podrá reencontrarse con él.

Kiko Matamoros

Kiko Matamoros en 'Sálvame'.

Telecinco

De las que también ha hablado Kiko Matamoros es de dos de sus hijas. Sobre ellas ha dicho que mientras él ha estado en Maldivas, “han tenido covid, lo he pasado regular”. Así que, inevitablemente, su viaje se ha visto empañado por los problemas de salud de sus hijos. Tal y como ha contado, “En Maldivas lo he pasado bien, he hecho deporte, he tomado el sol, he buceado. Pero el agobio lo tenía por lo que estaba pasando aquí en Madrid”.