“Voy a seguir adelante pero me va a costar”. Kiko Hernández aguantaba el tipo durante los especiales de ‘Sálvame’ dedicados a Mila Ximénez. Compañeros desde hace veinte años y amigos íntimos, Kiko se apoyaba mucho en Mila. El colaborador perdía a una de sus grandes amigas y no podía ocultar la tristeza. “Se me ha ido una amiga como pocas”, le confesaba a Jorge Javier. Ahora, Kiko ha querido abrir su álbum de fotos para compartir una preciosa instantánea del ‘eje del mal’ reunido en su casa.

Artículo relacionado

El ‘eje del mal’ también quiso estar presente en el último adiós a Mila Ximénez. Kiko Hernández y Kiko Matamoros se quedaban huérfanos en ‘Sálvame’ con la marcha de Mila. En cuanto supieron la triste noticia, ambos acordaron enviar una corona de flores para recordar esas tardes en el programa en el que disfrutaban y se divertían tanto. Emocionado, el propio Matamoros entraba ayer en directo para enviarle un fuerte abrazo a su amigo en estos terribles momentos.

Siempre reticente a mostrar instantáneas de su día a día, Hernández abría el álbum de fotos para comparte un recuerdo que ha hecho muy felices a todos los que han estado estos años al lado de Mila. Una fotografía del eje del mal reunido en casa de Kiko. Matamoros. Belén Rodríguez, Mila y el propio Kiko sentados al borde de la piscina derrochando amor y complicidad. Eran buenos tiempos y nadie podía imaginar lo que les deparaba en devenir.

Kiko Hernández

Kiko Hernández comparte una fotografía inédita en su casa

Instagram @kikohernandeztv

Siempre pendiente

Si algo han destacado todos los compañeros y amigos de Mila Ximénez en estas últimas horas ha sido el cuidado que la periodista hacía de todos ellos. Mila estaba siempre pendiente. Les protegía, les arropaba y se preocupaba por cada uno de los estados de sus vidas. Incluso Kiko Rivera, a quién conoció hace menos, reconocía que cada semana tenía tres o cuatro llamadas de Mila para ver cómo estaba. “Hacía de madre”, explicaba emocionado el hijo de Isabel Pantoja. Mila ha estado siempre ahí para todos. Un cariño que ha recibido multiplicado.