Julia Janeiro ha visto como su popularidad aumentaba vertiginosamente en las últimas semanas. Desde que cumplió 18 años el pasado 18 de abril, la hija de Jesulín de Ubrique y María José Campanario se ha convertido en el centro de toda las miradas. Un auténtico ‘boom’ mediático que la joven no está dispuesta a que le pase factura. Ante los diversos comentarios que se han hecho en las últimas semanas, Juls, como la llama su círculo más cercano, ha tomado una drástica decisión.

Artículo relacionado

Según ha publicado el programa Buenos días, Madrid, Julia Janeiro acudió el pasado lunes 26 de abril a una notaría de la capital para solicitar medidas cautelares y defender su derecho a la intimidad y el honor. No lo hizo sola, sino que estuvo acompañada por su novio, el futbolista Bayan Mejía, y un abogado especializado en este ámbito.

Julia Janeiro

Julia Janeiro llegando a la casa que comparte con su novio en Madrid

Gtres

Desde el programa han señalado que la intención de la joven es cortar de raíz todas las informaciones que se han hecho en las últimas semanas sobre su persona, su relación sentimental y su familia. Sin ir más lejos, en los últimos días se ha especulado mucho sobre la posibilidad de que la joven estaría distanciada de sus padres desde que se mudó a Madrid después de que no se reencontrara con su padre, Jesulín de Ubrique, durante los días que este ha estado en Madrid.

Artículo relacionado

Julia Janeiro está haciendo frente a unos días de lo más intensos. Su salto a la vida pública ha generado un gran interés y, aunque ha seguido con sus rutinas, también “ha asumido el riesgo” de convertirse en una persona famosa. Eso sí, Juls tiene claro qué es lo verdaderamente importante en su vida: su pareja, su familia, su futuro profesional… Unos ámbitos en los que se ha centrado desde que alcanzó la mayoría de edad.