Las manías de Jordi González son uno de los temas clásicos de conversación en los programas que presenta. No son pocos los colaboradores que siempre comentan que el frío que pasan en televisión por las bajísimas temperaturas que siempre pide el presentador. Pero no queda ahí la cosa. Ahora González ha querido ir un pasito más allá y desvelar una de sus grandes fobias. Algo que nadie va a verle haciendo y que espera que nadie le pida hacer en lo que le quede de vida…

Artículo relacionado

“No bailo. No he bailado nunca”. Jordi González se mostraba tajante en el plató de ‘Secret Story’. El presentador, por mucho que sus colaboradores se lo pasen estupendamente cada vez que suena la música, tiene claro que él nunca le van a ver arrancándose al ritmo de lo que esté sonando. “Solo me han visto bailar tres personas y ya no están para contarlo”, zanjaba el presentador antes de que nadie le dijese que se pusiese a mover el esqueleto.

“Me da vergüenza. Ni yo mismo me puedo ver reflejado en un espejo de casa”. Desde luego, menos mal que Jordi no es concursante de ningún reality, pues nada les gusta más que bailar en las fiestas mirándose a los enormes espejos de la cada de Guadalix donde se esconden los tiros de cámara. El presentador los pasaría fatal en cuando pusiesen la música y todos se arrancasen a perrear sin importar que les graben cada uno de sus movimientos.

Jordi González

Jordi González en el plató de 'Secret Story'

Telecinco

Una vida muy discreta

Ahora sabemos que a Jordi González no le gusta bailar pero lo cierto es que de la vida del presentador trascienden pocos detalles. González siempre ha sido muy celoso de su intimidad y tan solo muestra pequeñas parcelas de su día a día fuera de televisión a través de su cuenta de instagram. Eso sí sería ideal para ‘Secret Story’, donde sus concursantes deben guardar celosamente un secreto para que nadie pueda descubrirles.