El guapísimo Jack Sparrow de 'Piratas del Caribe', el actor Johnny Depp (52), ha decidido desprenderse de una de las propiedades a las que más cariño tenía, a tenor del mucho dinero que invirtió en ella y de los muchos objetos personales y obras de arte con los que la decoró.

Se trata de una enorme finca situada en la Provenza francesa, a unos 25 kilómetros al norte de St.Tropez, en la localidad de Le Plan de la Tour, en el departamento de Var. La propiedad, de unas 15 hectáreas de extensión -similar a 5 campos de fútbol-, es en realidad un pequeño pueblo de piedra típico de la región, pero con todas las comodidades de siglo XXI, pues el actor se gastó casi 10 millones de euros en su restauración. La finca cuenta con unos mil metros cuadrados habitables, divididos en 12 edificaciones, entre las que está la casa principal -el mas-, una iglesia, una bodega, un bar y otros edificios que pueden servir para los invitados.

Lo curioso, es que Depp, vende esta propiedad con todo lo que hay dentro: muebles, obras de arte y numerosos objetos personales, así que su comprador no solo se hará con una finca que impresiona por su extensión y su belleza, sino también con una serie de objetos y obras que harías las delicias de cualquier coleccionista.

La inmobiliaria que ha recibido el encargo para vender esta magnífica casa es Sotheby's International Realty, que se dedica únicamente a las propiedades de lujo en la Costa Azul.

Johnny Depp compró la finca en 2001 cuando compartía su vida con la cantante francesa Vanessa Paradis. La pareja pasaba bastante tiempo en ella, pues le servía al actor para refugiarse de la vorágine de Hollywood. Desprenderse de esta propiedad, sin embargo, significa poner fin a una época de su vida que pertenece al pasado. Como se sabe, el actor está casado actualmente con Amber Heard (29).

Por cierto, un pequeño dato sin apenas importancia: Johnny Depp pide 23 millones de euros por la casa.