Ha sido preguntarle por su hijo Kiko Rivera e Isabel Pantoja ha sacado su dedo acusador, su espada de Damocles para hacer 'justicia' y protegerle de cualquier polémica que le pueda salpicar. La tonadillera ha tenido la llegada en AVE a Málaga más agridulce. Y es que no puede soportar que ataquen a su pequeño del alma.

Después de un largo día de promoción de 'Idol Kids' en Madrid, Isabel Pantoja ha entrado literalmente en brote después de que los periodistas que la esperaban a su llegada a la estación de tren de María Zambrano le han preguntado a propósito de las últimas controversias del dj.

Artículo relacionado

Cuando no hace ni unas semanas que Kiko aireaba sus preocupantes problemas económicos a través de sus redes sociales, ha vuelto a convertirse en noticia por encararse con un seguidor de muy malas formas. El marido de Irene Rosales se encontraba haciendo un directo de Instagram cuando un fan se daba cuenta que en el escritorio de su ordenador aparecía un icono de un programa de descarga de archivos ilegal. "Esto me toca la cojones, porque siempre estáis fijandoos en el mínimo detalle y diciendo: "Eso está muy mal". Habrá que ver lo que hace cada uno en su casa. Como soy un desastre, idos a la mierda", estallaba Kiko.

A Isabel Pantoja, que ha reconocido no tener "ni idea" de la última que ha liado su hijo, le ha salido la vena folclórica y se ha encarado con los periodistas mientras se metía en el coche que la iba a llevar a Cantora. ¡La Pantoja, más Pantoja que nunca! ¡Menudo pronto! Dale al PLAY para ver toda la espectacular secuencia.