Uno de octubre, la fecha más feliz para Anabel Pantoja pero a la vez la más triste. La colaboradora de Sálvame ha vivido su semana más frenética, el fallecimiento de su abuela, doña Ana, ha dejado completamente destrozados a todos los miembros del clan Pantoja pero, tras el consejo de su tía Isabel, Anabel ha seguido para delante y, por fin, va a celebrar su boda con Omar Sánchez en La Graciosa. Mientras que Kiko Rivera ha tomado la firme decisión de no asistir al enlace ya que no se encuentra con fuerzas suficientes, Isa Pantoja piensa estar al lado de su prima en todo momento y ha roto su silencio para aclarar cómo se encuentra después de vivir unas horas de lo más críticas.

Artículo relacionado

"Estoy contenta porque es un día muy especial para mi prima pero estoy muy, muy cansada. Se han juntado muchas cosas. Yo me fui para apoyar a mi madre porque lo sentí así y estoy aquí porque quiero apoyar a mi prima. Me siento descolocada por toda la situación pero contenta por haber ido a Cantora. Estamos en subidas y bajadas, estoy contenta de estar aquí", ha asegurado Isa Pantoja visiblemente agotada para El programa de AR.

Isa Pantoja aún está procesando todo lo que ha ocurrido durante las última horas y ha dado detalles de cómo están llevando este durísimo varapalo personal: "No puedo hablar de este tema porque estoy aún descolocada, estamos como en curva de emoción, estamos a lo mejor mal, a lo mejor bien... Y estamos como en subidas y bajadas, pero por mi parte yo estoy aquí, estoy contenta de estar con mi prima Anabel", ha continuado emocionada.

isa pantoja

Isa Pantoja en La Graciosa para celebrar la boda de Anabel Pantoja y Omar Sánchez.

Telecinco

Artículo relacionado

Además, también ha querido hablar sobre la ausencia de Kiko Rivera, Irene Rosales, sus sobrinas, Ana y Carlota y la de Isabel Pantoja: "Si mi hermano no ha podido estar y mi madre tampoco, yo sí que muestro mi apoyo porque, independientemente de todo lo que ha pasado, Anabel se merece un poco de nuestra parte. Ya que ellos no pueden, pues yo sí", ha seguido desmarcándose por completo de todas las polémicas que han surgido en torno a este tema.

Isa no ha querido mojarse y solo tiene un único objetivo: disfrutar. "No, no voy a decir nada. He dormido muy poco, han sido 72 horas y no voy a decir nada más", ha rematado dejando constancia que hoy es un día para celebrar la vida.