Ya no queda rastro de la familia feliz que Isa Pantoja y Alberto Isla trataron de salvar y por la que salvaguardaron las apariencias en el bautizo de su hijo en común. Pero tras enfados, sospechas, celos y tensiones familiares, han llegado a un punto de no retorno. La hija de la tonadillera, convencida de que lo suyo no podría segur adelante, decidió romper. Ya no viven juntos y ahoraemprenden caminos por separado.Y sabemos cómo estos han arrancado.

Mientras que es vox populi la huída de Isa a París, pocos saben que se ha marchado con dos amigas que habían estado junto a Isa en el bautizo de Albertito. Se trata de Aneth, una de sus íntimas, con quien ha realizado innumerables viajes, y Joi. Entre sus planes, nada más finalizar el bautizo de Albertito, ha estado visitar la catedral de Notre Dame, pasear en barco por el Sena y brindar por los nuevos comienzos… un plan muy diferente al que ahora se le presenta a su ex marido por el rito garífuna.

Isla ha dejado de lo más preocupados a sus seguidores tras colgar en redes un devastador mensaje: “DEP, amiga”, en letras blancas sobre un fondo negro. Parece que el superviviente se enfrenta a la purísima pérdida de un ser querido, eso sí, la identidad no lo ha querido compartir, reservándose para sí mismo el dolor.