Irene Rosales está pasando unos días un poco complicados. La mujer de Kiko Rivera se acaba de someter a una operación de pecho y tal y como ella misma ha contado, la recuperación no está siendo nada sencilla. Esto ha hecho que se ausente de su puesto de trabajo en ‘Viva la Vida’ y además, ha coincidido con el viaje de Kiko Rivera a Nepal para grabar ‘Planeta Calleja’. Un viaje que por un contratiempo tuvo que alargar más días de la cuenta, algo que le mantuvo más tiempo del esperado alejado de su mujer. Ahora por fin Irene empieza a recuperar su rutina, e inevitablemente ha sufrido un bajón emocional porque se está acordando mucho de su madre.

Artículo relacionado

Después de unos días guardando reposo en casa, Irene Rosales ya ha comenzado a salir a la calle para realizar algunos recados. Ha sido en uno de sus paseos cuando ha compartido unas imágenes con las que se ha referido a su madre. “Primer paseo después de muchos días y es increíble cómo echo de menos a mi madre porque siempre lo hacía con ella a esta hora”, ha contado recordando cuando aprovechaba las mañanas junto a Maite y las dos hacían juntas los recados y disfrutaban de horas de paseos y charlas. Una vez más, la mujer de Kiko Rivera ha dejado claro que en cada paso que da, tiene muy presente a la mujer a la que más echa de menos.

Irene Rosales

Irene Rosales recuerda a su madre durante su paseo.

Instagram @irenerova24

En febrero se cumplió un año desde que la madre de Irene Rosales falleció, y ella no deja de recordarla constantemente. La mujer de Kiko Rivera ya está bastante recuperada y cada vez disfruta más de su familia y de su trabajo. Pero en momentos como este le dan bajones porque le encantaría tener a su madre en instantes difíciles como el de su operación y también en la rutina del día a día.