Son momentos difíciles para los Pantoja. La familia de la tonadillera se encuentra en una tesitura complicada sobre todo a nivel profesional. Tanto la propia cantante como su hijo Kiko Rivera han visto como la crisis se llevaba por delante todos sus proyectos para los próximos meses y les toca reinventarse. Mientras Pantoja espera en Cantora a que llegue el gran día de su reaparición, Kiko se refugia en Irene Rosales y en sus hijos. Eso sí, pese a los infortunios de los últimos meses, parece que la paz familiar se encuentra mejor que nunca...

Artículo relacionado

Irene Rosales ha querido dejar las cosas muy claras. La nuera de Isabel Pantoja no pasa por un buen momento desde que perdió a su madre. Centrada en el cuidado de sus hijas y de su padre, delicada de salud, la mujer de Kiko Rivera hace de tripas corazón para sacar adelante a su familia. “La verdad es que Kiko lo está llevando muy mal”, confiesa Irene. El parón profesional ha hecho que el DJ se venga abajo y no acabe de ver cómo será su futuro más inmediato.

Mientras tanto, parece que poco a poco la normalidad va llegando también a Cantora. Isabel Pantoja cerraba su finca a cal y canto para evitar exponer a su madre, doña Ana, a la enfermedad. Con el paso de las semanas, la tonadillera ha ido recibiendo a sus hijos y nietos y esto ha hecho que vuelva su alegría. Tal y como explica Irene, la cantante ha ejercido de orgullosa abuela quedándose con sus niños durante unos días. El chute de energía que más necesitada.

Además, también Isa Pantoja e Irene han limado ya las asperezas que en otro momento les llevó a enfrentarse. ¿Cómo se encuentran en la actualidad? ¿Cuál ha sido el gesto de la hija de Isabel Pantoja que acaba con el mal rollo que se generó en el pasado? ¡Dale al play al vídeo y descúbrelo!