Inmaculada Casal (59 años) lleva al lado de María del Monte (61 años) casi un cuarto de siglo. Juntas han formado una familia y han hecho una vida, una vida que se ha visto fuertemente sacudida. El pasado verano ambas sufrían un violento robo en su casa que les quitó absolutamente todo. Más allá de lo material y de los vínculos emocionales que ambas tenían con algunos de los enseres que les robaron, tanto María del Monte como Inmaculada Casal viven con miedo y fuertes secuelas por lo que tuvieron que vivir aquella noche de agosto. No obstante, lo peor estaba por venir.

Hace unos días todo estallaba por los aires al ser detenido y enviado a prisión Antonio Tejado, sobrino de la cantante, como supuesto "autor intelectual y cooperador necesario" en este robo. Tejado pertenecería a una banda criminal encargada de este y otros hurtos en Sevilla. El de su tía, que siempre ha sido como una segunda madre para él, ha sido un mazazo para su familia. La Guardia Civil asegura tener todas las pruebas para confirmar esta traición de Tejado a su tía y la familia de esta. Mientras todo se esclarece el matrimonio vive entre la incertidumbre y sobre todo el dolor.

Desde que fue detenido Antonio Tejado todo se ha precipitado. María del Monte y su mujer Inmaculada Casal han tenido que declarar, revivir la pesadilla y enfrentarse además a las preguntas de los periodistas. María del Monte está destrozada por su sobrino, pero ¿qué piensa realmente Inmaculada Casal? La periodista ha hablado, dos veces, en su programa de Canal Sur y también ha acompañado a su esposa en sus comparecencias ante los medios estos días. La experta en comunicación no verbal, lenguaje corporal y de las emociones Vanessa Guerra ha analizado para Lecturas.com los gestos de Inmaculada Casal y estos delatan qué piensa realmente de todo el Caso Tejado, cómo lo está afrontando y cómo se encuentra.

Artículo recomendado

La petición desesperada de Antonio Tejado que su tía María del Monte ha rechazado al instante

María del Monte

Los gestos delatadores de Inmaculada Casal en su programa 'Andalucía de Tarde'

"Inmaculada Casal pretende con este discurso poner en valor lo que para ella son los valores del periodismo debido a la persecución mediática que está viviendo por el juicio contra el sobrino de María del Monte. Como periodista decide dar la cara y lanzar un mensaje a los periodistas a través de su programa televisivo. Aunque durante el discurso se muestra contundente, firme y segura, también existen signos de tensión, enfado y de contención de la emoción. Por ejemplo, nada más aparecer en cámara y justo antes de hablar coge aire por la boca y coloca sus manos una encima de la otra sobre las rodillas, ambos gestos marcan la tensión que siente de inicio", nos cuenta Vanessa Guerra.

Inmaculada Casal

Inmaculada Casal se sincera sobre su momento personal y el de María del Monte.

Canal Sur

La experta nos explica que la actitud de Inmaculada Casal hablan por sí solos: "Vamos a ver en ella un gesto repetitivo característico del enfado, la molestia o la tensión, que es el estiramiento de las comisuras de los labios hacia atrás cada vez que toma aire por la boca. Este gesto, además, viene acompañado de otros gestos que refuerzan el mensaje corporal, como la tensión del cuello, el cierre de los párpados, la tensión de los labios al hablar, el chasqueo de la lengua contra los dientes, aprieta los labios e incluso oímos que expresa un 'uff'…. Otros de los signos que muestran su tensión son los signos adaptadores que realiza con sus manos: coloca las manos una encima de la otra durante el discurso y en ocasiones incluso puede oírse la fuerza con la que lo hace porque suena como una palmada".

Los "gestos desafiantes" de Inmaculada Casal

Inmaculada Casal ha visto prácticamente crecer a Antonio Tejado. La periodista y presentadora de Canal Sur no ha querido nunca nombrar directamente al sobrino de María del Monte y en todo momento ha hablado de "presunción de inocencia". No obstante, ha confesado su dolor no solo por ella sino también por la situación que, en la noche del robo, vivieron tanto su hija como su yerno. Inmaculada está dolida, rota, pero quiere mantener en todo momento el control sobre la situación.

Artículo recomendado

Inmaculada Casal, firme y seria, lanza una petición sobre Antonio Tejado desde su programa tras declarar ante el juez

Inmaculada Casal
Inmaculada Casal

Inmaculada Casal en su programa 'Andalucía de Tarde'.

Canal Sur

La experta en lenguaje emocional Vanessa Guerra así nos lo ha contado: "Por otro lado, también vemos gestos desafiantes como las miradas en las que los párpados se contraen y se afina el ángulo de visión, la elevación de la barbilla que es un símbolo de superioridad o altivez y que conjuga con el discurso que está dando a favor del periodismo serio. Y que acompaña para darle más valor con el movimiento de su mano al decir que la información que se da en su programa es "seria, rigurosa y contrastada".

"A modo de conclusión, Inmaculada transmite una actitud de fortaleza, seguridad y poder (de ahí quizás la elección del color púrpura de su vestido), y utiliza su recorrido profesional y los valores de la profesión para defenderse del trato que recibe por parte de otros compañeros", nos explica la experta tras hacer su análisis.

Artículo recomendado

La abogada de familia Fátima Galisteo nos aclara si María del Monte puede blindar su patrimonio ante Antonio Tejado

Antonio Tejado junto a María del Monte e Inmaculada Casal

Su atuendo para acudir a los juzgados a análisis

"Es llamativo que Inmaculada haya elegido el color negro y María del Monte el blanco, puede que haya sido una elección casual. Pero cuanto menos es curioso el contraste de la vestimenta. También es llamativo que lleve pintados los labios de rojo, porque, lejos de desmarcarse de pasar desapercibida, llama mucho la atención. El complemento de las gafas de sol puede ser un pacto común entre ambas porque las dos las llevan, aunque puede que sea un elemento para evitar el contacto visual con los periodistas y salvaguardar su equilibrio emocional", nos cuenta Vanessa Guerra.

María del Monte e Inmaculada Casal

María del Monte e Inmaculada Casal a puertas de los juzgados.

GTRES

Además de su forma de vestir, Inmaculada Casal envió otro mensaje con sus gestos y es revelador: "En cuanto a los gestos, vemos como mantiene la barbilla elevada lo que le da una actitud de 'altura' frente al resto y también podría interpretarse como un gesto de protección, como lo haría un guardaespaldas con su protectora. Porque, al fin y al cabo, ella es periodista y envía un mensaje al resto de compañeros".