Desde hace algo más de una semana, las noticias sobre todo lo referente al robo de la vivienda de María del Monte (61 años) el pasado mes de agosto no cesan. De hecho, una de las mayores sorpresas de todo este entramada llegaba con la detención del sobrino de la cantante, Antonio Tejado (36 años) tras considerarlo el autor intelectual de los presuntos hechos. Ahora Inmaculada Casal (60 años), la mujer de la andaluza ha reaparecido en su programa de Canal Sur donde ha hablado del tema y ha lanzado una petición para pedir respeto hacia el sobrino de su mujer.

Hace tan solo dos días el matrimonio acudía a los juzgados para declarar ante el juez de todo lo que aconteció en aquella fatídica noche que ninguna de las implicadas podrá olvidar. De hecho, en diferentes programas de televisión se ha hablado de ello, además de ofrecer el paso a paso del robo en el que presuntamente estuvo implicado Tejado. De hecho, el andaluz se encuentra cumpliendo prisión preventiva en la cárcel de Sevilla 1, donde intenta adaptarse a su nueva vida entre rejas hasta que exista cualquier modificación al respecto.

La reaparición de Inmaculada Casal en televisión

Como cada domingo, la mujer de la cantante presenta su programa ‘Andalucía de tarde’, el cual se emite en la televisión autonómica de la comunidad del sur de España. La semana pasada ya se quiso hacer eco de todos los acontecimientos, siendo consciente de que el suyo es un tema de total actualidad que está copando numerosos titulares. Este domingo ha vuelto a suceder lo mismo y Casal no se ha ido por las ramas y ha hablado de su tema.

Artículo recomendado

Sale a la luz la cantidad de dinero que María del Monte ha cobrado de la aseguradora tras el robo a su casa

María del Monte

“Buenas tardes, otra semana difícil, muy difícil, con todas las noticias que han surgido en la última semana en las que me he visto yo como parte, como víctima”, comenzaba diciendo. “Como verán, me van a permitir que les cuente una cosa. Yo, cuando con 18 años decidí estudiar periodismo en los años 80, en ese afán por cambiar el mundo, mis padres hicieron el esfuerzo de enviarme a Madrid a estudiar a la Complutense”, continuaba la periodista.

“Me di cuenta que el mundo no se puede cambiar pero sí podemos contribuir cada uno desde nuestra posición a que ese mundo sea un poquito mejor, un poquito más justo. Quizá por eso me debo a esa información en los tribunales e intenté darlo de la manera más seria y contrastada”, decía sobre su declaración reciente. Nunca sucumbí al amarillismo y nunca me lucré por ello. Es mi opinión pero creo que los periodistas por la plataforma que tenemos podemos ensalzar o hundir a una persona y eso me merece mucho respeto”, añadía hablando de manera muy compungida.

Artículo recomendado

Las sospechosas llamadas de Antonio Tejado que alertaron a su tía María del Monte y su mujer, Inmaculada Casal

Antonio Tejado

La petición de Inmaculada Casal para Antonio Tejado

No obstante, la periodista ha continuado hablando de todo lo que está suponiendo en su vida el hecho de tener que recordar todos los acontecimientos sufridos aquella noche de agosto. “Hoy, por desgracia, yo me he convertido en protagonista sin quererlo y sin comerlo ni beberlo”, decía sobre su protagonismo no buscado. “Soy parte de un proceso que está en los tribunales pero pido respeto para todas las partes”, expresaba con una petición de respeto para todas las partes, entre las que incluye el sobrino de su mujer que se encuentra en prisión.

Además, la mujer de María del Monte también aclaraba que ese respeto era el que se merecía la audiencia que la lleva eligiendo a ella durante todo este tiempo. “También para ustedes. Son esa audiencia fiel que nos ve cada tarde y saben que en este programa le vamos a dar la información más seria y contrastada posible”, apuntaba. “Así que va por ustedes y no tengo otro remedio que, como decimos aquí en Andalucía, coger el toro por los cuernos”, exponía sobre la situación a la que se enfrenta. “Aquí comienza ‘Andalucía de tarde’”, concluía la presentadora para dar comienzo a su programa.