La presentadora, totalmente renovada tras unos días de descanso, se ha abierto en canal a sus compañeros y ha desvelado el lugar tan especial donde ha pasado las vacaciones de Navidad: "He vuelto a la aldea de mis abuelos y ha sido para mí muy bonito", reconocía con una sonrisa.

Muy apegada a su tierra, Galicia, siempre que puede se escapa para contagiarse de la tranquilidad y sosiego del mar y la naturaleza: "He ido a la aldea donde nacieron mis abuelos y donde están enterrados mis padres, una aldea en la que hay siete casas, nada más, a 6 km de Ortigueira. Ha sido un reencuentro maravilloso", aseguraba visiblemente emocionada.

Artículo relacionado

Este mes de enero hacía tres años que María Patiño perdía a su padre, Antonio, tras una larga lucha contra el cáncer, muy diferente fue el fallecimiento de Paz, su madre, que moría de manera repentina en 2014. Fue un golpe muy duro para la periodista que en solo tres años vio como se iban dos de las personas más importantes de su vida: "Les echo muchísimo de menos. Sé que están aquí. Yo lo vivo así. No hago cosas que sé que les molestarían", reconocía envuelta en lágrimas hace años.

Tal fue el duro golpe que supuso su pérdida que "no había querido ir desde que se fueron mis padres", pero esta vez se ha armado de valor y está muy orgullosa de haber dado el paso: "Ha sido muy bonito. No había vuelto porque no quería enfrentar la realidad de mi vida. Mis padres están en medio del monte en un sitio rodeados de pinos, no puede ser mas maravilloso".

Como con todo, María se caracteriza por encontrar siempre la parte positiva a todas las tristezas y hace unos meses reconocía todo lo que había aprendido de ellos y lo inmensamente orgullosa que está de sus progenitores: "Yo estoy aquí gracias al sacrificio que hicieron por mí".