La vida de Iker Casillas y Sara Carbonero dio un vuelco el pasado 1 de mayo. Ese día, el futbolista sufrió un infarto de miocardio y, desde entonces, las malas noticias no han parado de proliferar, en especial, después de que se hiciera público que la periodista tenía cáncer de ovarios. Unos hechos que han hecho que la pareja comience a valorar mucho más los pequeños detalles de la vida, tal y como ellos mismos han asegurado en numerosas ocasiones.

Entre tantas malas noticias, Iker Casillas también ha vivido un buena. El jugador de fútbol ha sido reconocido como el mejor portero de la Liga portuguesa de la temporada pasada. Un premio que se lo ha concedido el Sindicato de Jugadores de Portugal.

“Solo tengo palabras de agradecimiento hacia todos ellos y más ahora dada mi situación”, ha reconocido el jugador de fútbol. Casillas, que sigue a la espera de saber si podrá volver a jugar, ha confesado que confía en volver a recibir algún galardón más: “Es un honor recibirlo, espero que no sea el último”.

Por el momento, el futbolista forma parte del equipo directivo del FC Porto, club en el que militaba cuando sufrió el infarto. “Esto es un proceso rápido en lo físico, pero lento en la toma de decisiones. De aquí a marzo el doctor verá cómo es la evolución y si hay algún riesgo el primero que no lo tomará seré yo”, reconoció recientemente.

Artículo relacionado

Además de con su recuperación, Iker también está muy pendiente en todo momento de la evolución de Sara Carbonero, quien se encuentra en pleno tratamiento tras ser intervenida de un cáncer de ovario el pasado 21 de mayo. Un verano muy complicado para la pareja, a la que poco a poco parece que le llegan las buenas noticias.