No se habla de otra cosa. El pasado sábado, 2 de diciembre, todo estaba preparado en Jerez de la Frontera (Cádiz) para acoger la gran boda del torero Juan Ortega (33 años) y la cardióloga Carmen Otte (33 años) después de una década de amor. Lo que nadie esperaba, es que el diestro tomara la determinación de cancelar el enlace solo una hora antes de que su prometida iniciara ese ilusionante camino al altar de la Iglesia de Santiago.

A lo largo de estos días se ha hablado mucho sobre los motivos que habrían llevado al diestro a tomar esta decisión in extremis consciente del daño que podría provocar en su prometida, a la que dejó hecha un mar de lágrimas y completamente devastada con el vestido de novia puesto. 

Ha sido Omar Suárez quien ha revelado en 'Fiesta' la existencia de una tercera persona que estaría dispuesta a hablar y hacer saltar por los aires lo que aparentemente era una relación idílica. "Una persona del pasado del torero amenazó con soltar la bomba en plena boda y él se habría visto obligado a detener la ceremonia", ha adelantado al tiempo que revelaba que en círculo íntimo de la pareja "hay muchísimo secretismo y versiones". Respecto a esta persona en cuestión, se trata de alguien "muy cercano" a ellos, pero no tiene nada que ver con el mundo del toreo. 

Juan Ortega
Gtres

Artículo recomendado

El revelador secreto de Juan Ortega que Carmen Otte conocía mucho tiempo antes de cancelar su boda

Juan Ortega

El paradero real de Juan Ortega y Carmen Otte tras la boda fallida en Jerez de la Frontera

Nadie esperaba que la espantada del torero el día de su boda terminaría acaparando titulares en medios de todo el país, una popularidad que ha multiplicado el disgusto en Carmen Otte, que no quiere fama de ningún tipo, y el torero, quien tampoco lo estaría pasando nada bien. 

Nada más comunicar su decisión a su prometida, al cura y a sus padres, Juan cogía su coche y ponía rumbo a Sevilla. A lo largo de estos días se ha hablado mucho sobre su paradero, pero la realidad es que el joven se habría refugiado en casa de sus progenitores en la capital andaluza. Por su parte, Carmen no habría salido de la casa de sus padres en Jerez de la Frontera desde que todo saltara por los aires. Allí se encuentra también su hermana y a lo largo de estos días sus amigos más íntimos también se han dejado caer para mostrarle su apoyo incondicional.

Así se encuentra Carmen Otte tras ser plantada en el altar

Cuatro días después, Carmen Otte sigue intentando digerir lo ocurrido. La joven se ha refugiado en el cariño de su familia y sus amigas de siempre, quienes están haciendo hasta lo imposible por animarla. "Lo único que quiere es que todo esto pase para poder empezar a asimilar que su vida ha cambiado por completo. No es solo la boda, compartía su vida con Juan. Vivían juntos y ahora todo ese proyecto de vida no existe", ha contado una fuente a 'Vanitatis'. Detalle que deja entrever que no habría marcha atrás en su relación. 

Carmen Otte
Facebook

Además, sobrepasada por la envergadura que ha tomado el tema a nivel social, Carmen decidía cerrar su perfil en redes sociales y no responde a las llamadas. Una drástica determinación en la que sus amigas se han convertido en un apoyo imprescindible. "Está aislada, en parte por voluntad propia y en parte también empujada por quienes más la quieren", cuentan a la mencionada publicación.