La desaparición y posterior muerte de Blanca Fernández Ochoa caía como un jarro de agua fría para familiares, amigos y todos los que hemos seguido minuto a minuto este triste desenlace el pasado 4 de septiembre después de 12 días de ausencia.

Solo un día después de encontrar el cuerpo sin vida de la deportista, la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Inmaculada Sanz, anunciaba que estudiarán nombrar una instalación deportiva en honor a la medallista olímpica. Además, ha recalcado que la deportista fue "pionera en el deporte femenino y Madrid le debe un legado".

Artículo relacionado

Siguiendo la estela de su hermano, el gran esquiador Paquito Fernández Ochoa, a los 11 años ya ingresó en un centro de alto rendimiento. Cabe recordar que Blanca se convirtió en la primera mujer en conseguir una medalla olímpica en los juegos de invierno.

Su sobrina e hija de Paco Fernández Ochoa, Paula, ha querido recalcar la huella que ha dejado tanto su tía como su padre. "Me gustaría que a Blanca se la recordase como la mujer de la sonrisa eterna" y aunque agradece este tipo de reconocimientos también ha querido señalar que es necesario que este tipo de homenajes se hagan en vida.