La relación entre el colaborador y su hija, Laura Matamoros, ha pasado por tantos estados que no nos atrevemos a decir cómo quedó antes de que la joven pusiera rumbo a la isla pero, si algo ha quedado claro es que Kiko defiende la participación de su hija en Supervivientes a capa y espada.

Artículo relacionado

Si hace unos días el padre de Laura mostraba su descontento por la desigualdad entre los tiempos de defensa y las sorpresas que la organización del programa daba a Edmundo Arrocet, ayer Kiko no dudó en acusar de lo mismo a la pareja formada por Gloria Camila y Kiko Jiménez.

Lo cierto es que desde que empezase el programa, los miembros de la pareja han disfrutado de algunos premios que sus compañeros no han tenido. Llamada de familiares, visita de la madre de Kiko, un plato de espaguetis… y por último, con motivo del 25 cumpleaños de Kiko, una tarta de cumpleaños y una hora sin cámaras.

El padre de la concursante se ha mostrado en desacuerdo por la desventaja que estas inyecciones de ánimo y alegría en forma de sorpresas suponen para los concursantes que las reciben. El hecho de que estén concursando en pareja, unido a todo lo mencionado anteriormente ha despertado el recelo no solo de sus compañeros de concurso sino también de sus defensores.