Alba y Feliciano se casaron el 17 de julio de 2105 separándose 11 meses después. Desde ese momento la guerra estalló entre ellos. Un tenso pulso judicial y personal del que Alba no ha dejado de hablar dentro de la casa de 'GH VIP 7' y que, es evidente, le sigue haciendo mucho daño.

Artículo relacionado

Aunque nunca quiere nombrarlo, la modelo sí que habla continuamente de él en claros visos de que el dolor sigue estando muy presente. Más allá de la ruptura, la novia de Santi Burgoa, que ha ido de menos a más en el reality, desveló en su Curva de la Vida que fue ingresada por depresión y Feliciano no estuvo a su lado siendo en ese momento cuando le declaró la guerra para siempre. "Mi marido no me cogía el teléfono, no sabía nada de él, no me hablaba y me decían que estaban con otras mujeres. No sabía que yo estuve ingresada, me enchufaron a pastillas y descansé tres o cuatros días. Mi hijo no se separó de mí y cuando lo tuvo que hacer le dije a mi madre que Feliciano iba a ser mi enemigo hasta que me muera", relató entre lágrimas.

Y así está siendo hasta el final del concurso. Alba Carrillo ha vuelto a hablar de Feliciano este mismo viernes y lo ha hecho de la forma más espontánea y sin que nadie le haya preguntado dejando claro que el daño sigue latente y que no guarda muy buenos recuerdos de él. Ha sido durante la prueba semanal en la que las finalistas de GH VIP emulan una campaña con mítines por diferentes ciudades de España para conseguir votos.

alba carrillo boda feliciano lopez
GTRES

Ha llegado el turno de Toledo, donde Alba y Feliciano se dieron el 'sí quiero', y, claro, haciendo alarde de su personalidad arrolladora no se ha callado lo que le ha venido a la cabeza. "Qué bonita es Toledo, me encantó casarme allí. No me arrepiento, solo me arrepiento del marido, del tenista.... ", ha empezado diciendo para sorpresa de sus compañeras. La boda de Feliciano y Alba, que causó verdadera expectación, se celebró en el Alcázar de Toledo, ciudad natal del novio, y a la modelo le han venido muchos recuerdos a su cabeza: "Fui la primera en casarme en el Alcázar, y al recorrer sus calles te enamoras aunque no quieras".